Mundo Obrero Estado Español

MUNDO OBRERO

Nace un nuevo sindicato de músicos, intérpretes y compositores

El pasado junio en medio del Primavera Sound Festival se celebró la primera asamblea de la Unión Estatal de Sindicatos de Músicos, Intérpretes y Compositoras bajo el lema ¡La música es trabajo! ¡Únete y lucha!

Clara Mallo

Madrid | @ClaraMallo

Viernes 19 de agosto de 2016 | 18:55

Durante este verano se han celebrado varias asambleas en distintas ciudades con las que se pretende impulsar un nuevo espacio sindical que aglutine a las y los trabajadores del sector musical. "Un sindicato asambleario con Estatutos y acuerdos muy claros desde su nacimiento" insisten sus oganizadores. Esta iniciativa está impulsada por diversos músicos y compositores entre los que se encuentran Pablo Und Destruktion y Adriano Galante del grupo Seward.

La realidad laboral de las y los que se dedican a la música en el Estado español es más que precaria. Sufriendo continuas vulneraciones de sus derechos incluso podríamos hablar de una total ausencia de los mismos. La baja sindicalización del sector junto con la temporalidad de los contratos, hace que sea muy complicada la organización sindical de los trabajadores y por contrapartida un buen negocio del que se aprovechan los empresarios.

Mientras la industria musical y las subsidiarias de ésta se lucran se vulneran de los derechos más elementales de los trabajadores diariamente.

Esta situación que se ha hecho cotidiana ha provocado que algunos músicos y compositores hayan decidido comenzar a organizarse de una vez por todas, para avanzar en sus reclamos laborales y en la organización de un sector muy fragmentado.

El pasado 4 de junio en medio de la locura del Primavera Sound Festival, celebrado en Barcelona, tuvo lugar un hecho muy poco común en este tipo de eventos. Ese mismo día fue convocada una asamblea bajo el lema ¡Música es Treball! ¡Únete y lluita! (¡Música es trabajo!, ¡únete y lucha!) en la que participaron unos 70 músicos. Con esta asamblea se constituía públicamente lo que se venía discutiendo en algunos círculos en los últimos meses. La necesidad de un nuevo sindicato que aglutinara y sirviera de marco para los trabajadores del sector con el que comenzaran a luchar por sus derechos. En este caso la autodenominada Unión Estatal de Sindicatos de Músicos, Intérpretes y compositoras.

"Llega la lucha de clases al sector musical"

Con esta declaración de intenciones cierra su manifiesto. Y es que la realidad laboral de músicos, compositores e intérpretes deja mucho que desear. La baja remuneración por su trabajo, -en muchas ocasiones considerado un hobby-, los problemas laborales, la inestabilidad de la profesión, los altos riesgos laborales, las malas prácticas como la inexistencia de contratos, o la no inclusión de horas de trabajo "fuera del escenario" son la norma general a la que se enfrentan los músicos hoy en día.

Organización y confluencia

En su manifiesto expresan sus objetivos. A "medio plazo" buscarán, segun sus promotores, la organización de los trabajadores de la música, así como la confluencia con los sindicatos que ya tienen entre sus afiliados a profesionales del sector.

Otro de los objetivos que se marcan desde esta nueva organización de músicos es la consecución de un convenio propio y un estatuto del artista. "Queremos conseguir a largo plazo un convenio propio del sector, teniendo en cuenta a los sindicatos donde se organicen las y los trabajadores del sector musical. Es necesario impulsar un convenio para artistas en espectáculos públicos, no sólo parches parciales e insuficientes como los convenios para orquestas o para el personal de salas de fiesta". La inexistencia de un convenio, hace que las condiciones laborales a las que se enfrenta un músico a la hora de ser "contratado" sean denigrantes. El que no exista un marco que regule salario, altas y otras condiciones laborales genera simplemente que no exista contrato alguno y por consiguiente tampoco derecho alguno para el trabajador.

La “Ley de la música“ es otro de los objetivos de este sindicato. Esta exigencia tiene mucho que ver con el descontento general que existe por parte de músicos, intérpretes y compositores respecto a una de las actuales entidades de gestión de derechos de autor que mantiene el monopolio en el sector musical, la SGAE, y con la cual paradójicamente los compositores y músicos, en la práctica, dejan de tener derechos y control sobre sus temas.

A pesar de la baja sindicalización, y descenso de afiliación en muchos sectores laborales, experiencias como la de la Unión Estatal de Sindicatos de Músicos, Intérpretes y Compositoras demuestran que a pesar de la dificultad para ello, algunos sectores que tradicionalmente tenían baja afiliación comiencen a organizarse. La joven unión ya ha mandado un saludo a otros nuevos sindicatos como a el Sindicato de Manteros y a Las Kellys, que surgen ante la necesidad de la defensa de derechos laborales. Como la Unión Estatal de Sindicatos de Músicos, Intérpretes y Compositoras publicaba: "con los que tenemos muchos puntos en común y con los que esperamos poder colaborar en el futuro".






Temas relacionados

Mundo Obrero Estado Español   /   Artistas   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO