Política Estado Español

JUVENTUD

No, la juventud no somos los responsables de la segunda ola

La campaña de criminalización de la juventud impulsada por medios y gobiernos, pretende ocultar la responsabilidad de quienes ni refuerzan la sanidad, la educación y los transportes, y permiten que millones trabajen sin condiciones de seguridad. Como en marzo, otra vez las ganancias pro delante de nuestras vidas.

Pablo Castilla

ContraCorrent Barcelona

Jueves 29 de octubre

El gobierno del PSOE y Unidas Podemos anunció el pasado domingo la declaración del estado de alarma para 15 días y prevé alargarlo 6 meses más con la aprobación de su prórrog este jueves en el Congreso.

Sin duda, la medida estrella es el toque de queda por la noche, aunque el gobierno “más progresista de la historia” se empeñe en llamarlo “restricción de movilidad nocturna”. Como viene siendo habitual desde que empezó la pandemia, la atención se centra de nuevo en la responsabilidad individual, obviando todo aquello que está en manos de las empresas y el Estado.

Se sigue criminalizando de forma muy especial a la juventud. Los medios son parte d esta campaña con sus noticias sensacionalistas sobrevfiestas y botellones. Eso sí, la fiesta de Pedro J. Ramírez, con 150 personas no tuvo ningún problema; políticos, empresarios y periodistas no dejaron pasar la oportunidad y se sumarse al acto: Ayuso, Almeida, Casado, Illa, Arrimadas, Ana Pastos, Florentino Pérez…

Los y las jóvenes estamos cansados ya de tanto señalamiento. Si la cosa va de señalar, señalemos bien: trabajos precarios con riesgo de contagios, pisos pequeños compartidos en barrios masificados, imposibilidad de emanciparnos, matrículas universitarias abusivas, transporte público abarrotado, personal sanitario agotado, aulas con ratios elevadísimas, miles de personas trabajando sin medidas de seguridad… ¿Esto también es culpa de la juventud?

Casa, universidad y trabajo parece que es lo único que se nos permite a los y las jóvenes… Y ni siquiera eso, porque lo de independizarse en imposible y la universidad es en gran parte online y sin garantizar los recursos necesarios a quien no los tiene, por no hablar de que cada vez son menos los que pueden pagar, expulsando así a la clase trabajadora y los sectores populares de las aulas.

Estamos ya cansados de este sistema que nos criminaliza, nos condena a la precariedad y nos pone barreras de entrada para estudiar. Un sistema que no nos ofrece ninguna perspectiva de futuro más que la precariedad laboral y la destrucción del planeta; un modelo de sociedad donde priman los intereses de las empresas por encima de las necesidades de la sociedad. Esta pandemia lo ha dejado más claro que nunca.

Y por supuesto, no tenemos ninguna confianza en los gobiernos de turno que actúan como sus gestores, protegiendo sus beneficios y haciendo pagar la crisis a la clase trabajadora y los sectores populares. Sean gobiernos de la derecha, como el de Madrid, de los procesistas, como en Catalunya, o de los “progres” como el central.

Por eso, desde Contracorriente luchamos por construir una juventud anticapitalista y revolucionaria que enfrente a empresas y gobiernos. Porque lo que necesitamos para frenar la pandemia es más personal sanitario e intervenir la sanidad privada; por una universidad al servicio de la transformación de la sociedad y no del capital, una universidad gestionada por estudiantes, docentes y trabajadores libre de empresas que deciden las líneas de investigación, para poner sus recursos y conocimiento al servicio de las necesidades de la sociedad, como lo es ahora la lucha contra el virus.

Porque estamos hartos y hartas de que se nos criminalice. Queremos rebelarnos contra esta este sistema basado en la explotación y la opresión llamado capitalismo, que nos confina en casa por la noche para seguir yendo a trabajar arriesgando la salud durante el día.






Temas relacionados

Estado de Alarma   /   Pandemia   /   Coronavirus   /   Gobierno de coalición PSOE-UP   /   Política Estado Español   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO