Sociedad

CINE

Novatos: Cuando la broma se convierte en acoso

Se acaba de estrenar la película “Novatos” del joven director aragonés Pablo Aragüés, en la que narra su propia experiencia personal cuando fue a estudiar a Madrid y residió en un Colegio Mayor.

Jorge Calderón

Historiador y Profesor de Secundaria, Zaragoza

Miércoles 25 de noviembre de 2015 | 22:00

Estamos muy acostumbrados últimamente a ver películas estadounidenses, basadas en las llamadas “Hermandades” (clubs de jóvenes universitarios) en la que los alumnos veteranos les hacen a los recién llegados toda una serie de vejaciones y humillaciones, tanto físicas como psicológicas. En estos films nos lo muestran como una broma, una cosa sin importancia que nos causa gracia y divertimento. Sin embargo, día tras día, vemos cómo la realidad es más dura que todo eso.

Esto es lo que lo cuenta el director en su película. A través del protagonista, muestra todo el infierno que tuvo sufrir él nada más llegar a un Colegio Mayor, para estudiar en una universidad madrileña.

Por la pantalla se muestran toda una serie de castigos corporales, vejaciones públicas y privadas, con la única intención de mantener al novato en un estado permanente de sumisión y obediencia con respecto al veterano. Todos los alumnos nuevos, tanto hombres como mujeres, sufren este tormento permanente por parte del grupo de alumnos veteranos con un líder claro al mando.

También la película nos muestra cómo este tipo de actuaciones están naturalizadas por la sociedad en general y lo que es más grave, por algunos responsables educativos, como es el caso del director del colegio mayor donde se desarrolla la película. Este dice frases como: “aguanta son solo unos pocos días más, solo son bromas pesadas, es una tradición” y cosas por estilo.

Por desgracia es muy habitual que este tipo de prácticas de acoso acaben en tragedia. Ya son varios los casos de alumnos muy jóvenes (14-16 años) que han decidido quitarse la vida al no poder aguantar más el acoso continuo al que eran sometidos por parte de sus propios compañeros. Además hoy en día con las redes sociales este problema aumenta, ya que el acoso no termina en el centro educativo, sino que se mantiene las 24 horas a través del Facebook, WhatsApp, etc.

Este sistema nos dice que tenemos que ser absolutamente individualistas. Nos divide entre jóvenes y viejos, fijos y temporales, nativos y extranjeros. Evidentemente todo esto se refleja en el ámbito educativo, en el que solo se premia el esfuerzo individual y la competitividad absoluta y las novatadas y el acaso escolar se enmarca en este ámbito.

Creemos necesario una reflexión profunda y la película va en esa línea sobre esta problemática. Hace falta más educación para evitar estas situaciones, trabajando con los chavales, pero también con los padres, muchas veces trasmisores a sus hijos de esta violencia y de estos valores de superioridad y de odio.

Pero para todo esto, hace faltan medios y esto cuesta dinero. Más educadores sociales en las aulas, programas específicos, menos alumnos por aula; ya que como docente, no es lo mismo poder prestar atención y apoyo a 15 que a 30 como tenemos ahora en clase. En última instancia, los recortes en educación hace muy difícil poder resolver problemas tan graves como éste.






Temas relacionados

Acoso   /   Cine   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO