Deportes

FÚTBOL AMERICANO

Nueva Inglaterra hizo una remontada histórica y se quedó con el Super Bowl 51

En medio de la típica puesta en escena de un gran show estadounidense, se dio un partido sorprendente y una definición con alargue y ‘gol de oro’, inédita en la historia de los super bowl.

Lunes 6 de febrero de 2017 | 08:30

Ya comentamos que el Super Bowl es el evento más importante y el que reporta las mayores ganancias del mundo del deporte. Perfecta oportunidad para el gobierno de Trump y el partido republicano que metieron al vicepresidente Mike Pence en un palco de lujo y al ex presidente George Bush (padre), artífice de la primera guerra del golfo en 1990, que en silla de ruedas tiró la clásica moneda para decidir qué equipo empieza el partido con la posesión de la pelota.

Haciendo a un lado la descarada utilización política del evento y esas indignantes presencias en el estadio, se dio un verdadero partidazo que quedó para la historia no solo porque los jugadores dejaron todo en la cancha (y se llevaron millones de dólares a casa) sino porque rompió varios récords de las finales de la National Football League.

El partido arrancó con las apuestas 3-1 a favor de los Patriotas de Nueva Inglaterra. Pero pasado el 1er cuarto los favoritos no habían podido hacer una sola anotación y la defensa de los Halcones, contra todas las expectativas, había hecho morder el polvo dos veces al mariscal de campo y estrella de los Patriotas, Tom Brady.

En el 2do cuarto, Nueva Inglaterra comete su primer error grave dejando un balón suelto y el equipo de Atlanta recupera la posesión. Con dos pases largos llegan hasta a la yarda 30 contraria y tres buenos acarreos de su corredor estrella Freeman, anotan el primer Touchdown del partido, 7-0.

El equipo de los Patriotas, desconcertado, no acierta a responder y debe entregar rápidamente la pelota a los Halcones que a base de buenos pases de su mariscal Matt Ryan y excelentes atrapadas de los receptores, hacen su segunda anotación, 14-0. La desesperación lleva al error. Y errores grandes. Estando cerca de conseguir su primera anotación, Brady lanza mal y uno de los secundarios de Atlanta intercepta el balón y se va en loca carrera derecho a la zona de gol. 80 yardas, la segunda más larga de la historia de los super bowls. El marcador se ponía increíblemente 21-0 para los Falcons. Era un batacazo histórico.

Con una tortuosa marcha y apretadísimos de tiempo, los Patriotas al fin consiguen un gol de campo y se van al vestuario 21-3. Pero todas las estadísticas ya dan el partido como liquidado. La máxima diferencia remontada tras la primera mitad en un super bowl fue de 10 puntos y acá deberían remontar una diferencia de 18.

El Show del entretiempo

De nuevo, tratando de dejar de lado la exaltación nacionalista de la supuesta "tierra de la libertad y oportunidades" en que estuvo basado el espectáculo, hay que decir que los 10 millones de dólares que costó, más el talento de la estrella Lady Gaga, dieron buenos frutos. En 5 minutos se montó todo y con Lady Gaga lanzándose desde el techo del estadio, empezó un show digno de un concierto de los Rolling Stones.

Al impresionante juego de luces se sumaron los cientos de extras acompañando las coreografías, los 80.000 espectadores también con luces propias, y según dijeron, 500 drones que hicieron parte del decorado lumínico. No faltaron los fuegos artificiales en los momentos clave, y un sonido de primer nivel que hizo levantar a todo el público. Fueron 13 minutos “a pura acción”.

La hazaña

En el 3er cuarto los Halcones hacen una nueva marcha, no deslumbrante pero efectiva combinando acarreos con pases cortos. Atlanta no sale a especular con el reloj y un juego conservador, sino que sigue con la misma actitud de la primera mitad. La marcha termina con una nueva anotación y pone el marcador en un increíble 28-3. “Partido Liquidado”, se podía decir perfectamente.

Pero a partir de aquí los Patriots demostraron por qué fueron el mejor equipo de la temporada y por qué llegaron 9 veces a un super bowl y tienen 4 campeonatos en su haber. Dos jugadas desesperadas que salieron bien le permitieron anotar rápido un touchdown arrimando a un 28-9 (increíblemente el equipo especial erró el punto extra, otra rareza en los super bowl).

El último cuarto va a quedar en la memoria por mucho tiempo. Una buena marcha de 87 yardas en pocos minutos pone a los Patriots a punto de anotar pero dos embolsadas contra Brady los obliga a conformarse con otro gol de campo. El marcador 28-12. Quedaban menos de 10 minutos de juego.

La siguiente marcha de los Falcons fue probablemente el punto de quiebre. En el tercer intento y faltando 1 yarda por recorrer, Matt Rayn opta por lanzar en vez de asegurar la pelota y resulta embolsado, soltando el balón y cediendo la ofensiva a los Patriots que en pocas jugadas anotan un nuevo touchdown. Para recuperar el punto extra perdido anteriormente, se la juegan por la jugada de 2 puntos y vuelven a anotar quedando a tiro 28-20.

Tenían que frenar la ofensiva de los Halcones, anotar y convertir doble nuevamente para empatar el partido. Muy difícil, pero no imposible. Quedaban 6 minutos.

Matt Rayn conduce su equipo desde la yarda 10, muy desde atrás. Pero con una gran carrera de Freeman primero y una increíble atrapada del receptor Jones después, se pone en la yarda 22 del campo rival. Acá sí, parecía que por fin se definía el partido. Pero Matt nuevamente se apresura y en lugar de asegurar la posesión quiere lanzar y en la demora sufre un nuevo embolse que obliga a los Falcons a despejar.

Arrancando también desde la yarda 10 y a base de pases cortos y largos (que incluyó una atrapada fenomenal del número 11 Edelman (foto), la figura de los Patriots condujo al equipo hasta la zona roja (yarda 20 del rival) en 1 minuto y medio, y luego a lograr un nuevo touchdown.

La euforia del público, mayoritariamente de Nueva Inglaterra, era tremenda. 28-26. Tenían que ir por los dos puntos y lo consiguieron. Nuevo estallido del estadio y el marcador 28-28. Por primera vez en la historia de los super bowl se llegó al alargue.

15 minutos más de juego pero con gol de oro, el que anota gana. Los Patriots tuvieron la primera oportunidad y no la dejaron escapar. Con una nueva marcha espectacular, que combinó algunos acarreos con pases al mejor nivel de la NFL (por momentos con precisión quirúrgica de Tom Brady), los llevaron a la victoria y a consagrar su 5to campeonato de la forma más increíble que se haya visto. Marcador final, 34-28 para los Patriotas.

Los Falcons hicieron buen partido, dieron pelea y estuvieron ahí de quedarse con su primer campeonato. Pero lo dejaron escapar. Quizás pesó la inexperiencia, la enorme mayoría de sus jugadores nunca estuvo en una final al contrario de los Patriots, o quizás los nervios de estar a punto de dar un batacazo contra todas las previsiones.

Lo cierto es que el triunfo, triunfazo, fue para Nueva Inglaterra y especialmente para Brady que ya entró al ‘salón de la fama’ y superó a quarterbacks emblemáticos como Joe Montana de los 49ers.






Temas relacionados

NFL   /   Fútbol Americano   /   Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO