REPRESION LABORAL

Obrera que luchas, la policía te detiene: el caso de la pastelería La Suiza

CNT Gijón afirma que el propietario de esta pastelería amenazó con utilizar sus contactos en la Brigada de Información. Dos trabajadoras fueron detenidas sin orden judicial y posteriormente puestas en libertad.

Aníbal Maza

Zaragoza

Viernes 12 de mayo de 2017 | 18:01

El pasado 10 de mayo, dos trabajadoras del sindicato CNT fueron detenidas por la Brigada de Información en el transcurso del conflicto sindical con la pastelería La Suiza. Ambas trabajadoras integraban la delegación que negociaba con la empresa.

Durante las negociaciones en las que las trabajadoras pedían el fin de las prácticas “mafiosas” del empresario, éste las amenazó con utilizar sus contactos en la Brigada de Información con la intención de aterrorizar a las trabajadoras y reprimir el conflicto. Este empresario además es el padre de Pablo Álvarez Meana, el “pequeño Nicolás” asturiano.

Según declara el sindicato, el empresario José Álvarez, afamado maestro pastelero, tuvo trabajando a la empleada contratada a 40 horas semanales, pero haciendo en torno a 80 horas extras al mes obligatorias, como viene siendo habitual sin remunerar.
Estas jornadas esclavistas aumentaban en períodos festivos teniendo que acudir la trabajadora tres horas antes del comienzo de la jornada. En los dos años que trabajó para este “maestro negrero” le fueron negadas sus vacaciones sin compensación alguna.

A estas conductas del empresario se sumaban las del abuso laboral tal y como menciona el sindicato: “En las interminables jornadas de trabajo, nuestro famoso maestro baboso se dedicaba a decirle cosas como ‘si pierdes tal apuesta te desnudas’, le preguntaba qué ropa interior llevaba o se lo decía él directamente cuando le transparentaba el uniforme, el color y forma de lo que llevaba debajo.

Tampoco se cortaba en mandarle wasaps a su número personal, algunos incluso con imágenes sexuales o insinuaciones poco insinuantes. Cuando la compañera decidió cortar por lo sano este tipo de prácticas, nuestro célebre maestro acosador pasó a llevar a cabo prácticas de acoso laboral hacia ella; pasando de ser una gran trabajadora a una inútil total, menospreciando su trabajo, insultándola y haciéndole aguantar broncas constantes.”

La crueldad patronal llegaría al paroxismo en mayo de 2016, cuando la trabajadora se quedó embarazada. En dicho momento no sólo no se tuvo en cuenta su estado en el puesto de trabajo haciéndola cargar con sacos de 25 kg, sino que el patrón “le recrimina sus caras de mareos y sus nauseas constantemente, llegando a decirle que no se puede ir a trabajar con una cara tan horrible, entre otras cosas.”

La trabajadora sufrió dos amenazas de aborto a causa de las condiciones laborales que vendrían acompañadas por nuevos actos de sadismo empresarial: “La primera de ellas tuvo lugar estando en su puesto de trabajo y al darse cuenta de que estaba sangrando pidió permiso para ir a la mutua, a lo que nuestro insigne maestro psicópata se negó, no dándole los datos de ésta y negándole la documentación necesaria para acudir a ella, a lo que colaboró su bien amada esposa, insultando a nuestra compañera, llegando a decirle que era una mala persona y que recibiría ‘un castigo divino’ si pedía la baja por riesgo de aborto. En agosto, al fin recibió la baja por embarazo de riesgo y desde entonces lleva de baja, debiendo de reincorporarse a su centro de trabajo el día 11 de mayo”.

Según informa el sindicato, las dos trabajadoras fueron detenidas por la Brigada de Información sin orden judicial alguna. Éstas fueron enviadas a la Comisaría de Natahoyo, donde estuvieron retenidas unas cuatro horas. Según las trabajadoras: "Además de tratar de amedrentarles con gritos y amenazas, han pretendido utilizar esta detención totalmente injustificada a modo de aviso a navegantes".

Además, aseguran que el empresario (supuesto denunciante) estaba esperándolas en la puerta de la Comisaría. Las trabajadoras se preguntan cuál es la razón de su detención, en base a la más que dudosa declaración del empresario, sin citarlas previamente. Más si cabe cuando la policía las había identificado durante el piquete que se llevó a cabo el día anterior.

Sus compañeros del sindicato inmediatamente llamaron a acudir a la calle frente a la comisaría del Natahoyo en apoyo a las trabajadoras, permaneciendo allí hasta que se produjo su liberación.

El sindicato CNT ha declarado lo siguiente: “Nos llama poderosamente la atención, además de lo innecesario de la detención, que el denunciante estuviera esperando a la puerta de comisaría cuando llegaban las compañeras detenidas en los coches policiales. ¿Quién le avisó de la hora de la detención? ¿Por qué se detiene a dos personas, en base a una mera declaración, sin citarlas previamente, si fueron identificadas en el piquete de ayer? ¿Qué pruebas han aportado para una actuación tan expeditiva? Preguntas, cierto es, que se responden solas”.

“Parece que, por mucho que presuman, aún no nos conocen. Lejos de amedrentarnos, ante hechos como este, volvemos con más motivos y más arropadas que nunca, a demostrarles a estos aspirantes a cacique que no podrán pararnos.”

El mismo día a las 17:30 se convocó otro piquete frente a la Pastelería La Suiza, y los piquetes han continuado en los días sucesivos, incrementándose espectacularmente el número de asistentes en solidaridad con las represaliadas y en repulsa de las prácticas mafiosas de Pablo Álvarez Meana, un “pequeño Nicolás” asturiano.

Otro nuevo caso de represión sindical que se suma a la larga lista negra del Estado y la Patronal

El caso de estas dos trabajadoras es uno más en la larga lista de casos en los que patronal y autoridades públicas se han coaligado contra el trabajador en lucha. Casos como el del 14N en Logroño donde Stop Represión La Rioja denuncia un montaje policial. Similar es el caso de “los 8 de Airbus” donde se quería aplicar represión judicial a estos trabajadores por luchar.

Éstas circunstancias nos hacen recordar que las mejores armas para combatir la represión a los trabajadores en lucha son la unidad y la solidaridad. Con este artículo queremos dar todo el apoyo a las trabajadoras en lucha y mostrar nuestra más enérgica repulsa al acoso patronal.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO