Mundo Obrero Estado Español

RACISMO Y EXPLOTACIÓN

Otro incendio en un asentamiento de temporeros causa la muerte de dos de ellos

No se descarta ninguna hipótesis. El clima de defensa de la “soberanía nacional” por la operación imperialista en Ceuta anima el racismo. Las condiciones de infravivienda y explotación laboral también causan muertes. Las Inspección y el ministerio de Trabajo son responsables.

Jueves 20 de mayo

Como denunciaba en un reciente video Santiago Lupe, la respuesta de los Estados imperialistas a la migración que provoca su expolio se traduce en “miles de muertos en el Mediterráneo y en el Atlántico. Y para aquellos que logran cruzar campos de concentración como los de Canarias, CIEs y ser condenados a vivir sin papeles y en la más absoluta explotación laboral”. Esta segunda opción también genera muertes. Muertes en el campo, los tajos o en las infraviviendas en que son obligados a vivir.

Esto es lo que ha vuelto a pasar en el campo onubense. En la localidad de Lucena del Puerto, el incendio de uno de los trece asentamientos de temporeros sufrió un encendiendo en la madrugada del miércoles. A la pérdida de los pocos enseres y documentación de los cerca de 100 habitantes, hay que añadir la muerte de dos de ellos. Un ganés de 50 años, Ato, y su compañera maroquí de poco más de 30.

Las causas del incendio están siendo investigadas, y no se descarta ninguna hipótesis, incluida la de que haya sido provocado. El ambiente racista generado por el despliegue del Ejército en Ceuta y la cantinela de la defensa de la “soberanía nacional”, que recitan desde Vox hasta Podemos y el PCE, abona el terreno para que este tipo de ataques se expandan.

Ato era uno de los pobladores más conocidos del poblado. Regentaba un local, que servía de bar y punto de encuentro para sus vecinos. Recientemente habías padecido tuberculosis fruto de las pésimas condiciones de habitabilidad y salubridad del asentamiento.

Se trata del segundo incendio de un asentamiento en lo que llevamos de semana. El pasado domingo otro incendio volvió a quemar el del Baldifresa, en Palos de la Frontera, que a su vez había sufrido otro el pasado mes de febrero.

Las condiciones de infravivienda que sufren los temporeros son una constante que se suma a las extenuantes jornadas, los salarios de miseria y los abusos, incluidos sexuales, de parte de capataces y patrones. El campo sigue siendo el reducto de mayor explotación laboral, mientras las inspecciones de trabajo autonómicas o el ministerio de Trabajo continúan mirando para otro lado.






Temas relacionados

Racismo institucional   /   Ley de extranjería   /   Antiimperialismo   /   Mundo Obrero Estado Español   /   Política Estado Español   /   Temporeras   /   Precariedad laboral   /   Andalucía   /   Racismo   /   Imperialismo   /   Inmigración   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO