Internacional

TRIBUNA ABIERTA

Palestina: Hamás reprime protestas por crisis energética en la Franja de Gaza

Hernán Moreno

Sociólogo y docente de la Universidad de Buenos Aires

Viernes 20 de enero de 2017

El gobierno palestino de Hamás sobre la castigada Franja de Gaza, ha logrado restablecer provisionalmente el suministro de luz a la población este lunes, luego de las intensas protestas populares que terminaron en represión y disturbios callejeros. Se prevé un abastecimiento de al menos 16 horas diarias luego de semanas de absoluta oscuridad o de intervalos de 3 horas diarias de luz a la sociedad gazatí.

La crisis energética se produjo por la salida de funcionamiento de varias turbinas de la planta que provee energía eléctrica al territorio y que de antemano aseguraba una insuficiente provisión del fundamental recurso. La población civil sufre además el bloqueo histórico israelí que impide a la Franja abastecerse de lo indispensable para reproducir las condiciones sanitarias básicas, por lo que viven, como muchos analistas y pobladores locales denominan, en una verdadera prisión a cielo abierto.

A la ya escasa provisión de agua potable que el gobierno de Israel da a través de la empresa estatal de aguas Mekorot -incluso vendiéndola a los palestinos a precios superiores de los que comercializa a los ciudadanos israelíes-, se sumó en las últimas semanas el agravamiento de la crisis energética que vive la población entre bombardeos, asesinatos, razzias y destrucción de la infraestructura mínima para una vida sustentable. Las autoridades palestinas que gobiernan la Franja, Hamás, a través de su líder Ismail Haniye, no podían afrontar el pago del combustible necesario para hacer funcionar las turbinas de la vetusta planta de energía eléctrica que aseguraba menos del 20% de la luz que requiere el territorio.

Según numerosos estudios oficiales tanto de organismos palestinos como israelíes, para un “normal” desenvolvimiento de las actividades comerciales, educativas, sanitarias y civiles en Gaza, son necesarios unos 600 Mv diarios de energía, pero producto del bloqueo del estado sionista sobre la Franja, solo la mitad (unos 300 Mv diarios) llegan a una zona que vive en la más absoluta miseria y despojo. El propio Israel solo provee unos 100 Mv y Egipto alrededor de 20.

Recordemos que el gobierno de Israel prohíbe en Gaza desarrollar actividades industriales que según sus protocolos de seguridad, pongan en peligro a la población civil israelí, norma que llega incluso a negar la pesca en las costas o el desarrollo de actividades básicas como el procesamiento de alimentos debido al uso de componentes químicos que serían potenciales amenazas para la población al otro lado de la Franja.

Sumado a estos padecimientos diarios que viven hombres, mujeres y niños palestinos, la oscuridad en un invierno que suele ser crudo, más aún para quién no tiene aseguradas las mínimas condiciones de bienestar, detonó las últimas semanas en masivas protestas contra las autoridades de Hamás por parte de la sociedad palestina ante su pasividad frente a la profunda crisis humanitaria.

Hamás reprimió duramente a los que salieron a las calles a protestar, desatando persecuciones y detenciones masivas a trabajadores, mujeres que con sus niños semivestidos salían a expresar su bronca e indignación.

El descontento de los palestinos con sus autoridades, Hamas en Gaza, como la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en Cisjordania, es cada vez mayor debido a que no pueden satisfacer las demandas básicas de la población y que generalmente actúan en verdadera complicidad con la potencia ocupante sionista en contener y reprimir el creciente malestar social de amplios sectores con dichos agrupamientos políticos tradicionales que gobiernan el territorio que aún conservan los palestinos frente a las políticas de ocupación y colonización masiva llevada adelante desde hace décadas por el estado sionista.

La presencia cada vez más visible en la vida político social palestina de otros grupos y alianzas políticas como la Alianza de Fuerzas Palestinas (AFP), el Frente Democrático para la liberación de Palestina opuesto a los acuerdos de Oslo, el Frente para la liberación de Palestina, el Frente popular para la liberación de Palestina (FPLP), o los partidos comunistas locales así como la mayor influencia de las organizaciones obreras que si bien muchas actúan dentro de la OLP, y ANP, cada vez más expresan su descontento y críticas a las direcciones e intentan capitalizar ese descontento social que ve en sus autoridades una coexistencia abierta con el país ocupante Israel abandonando hace años por ejemplo en el caso del Hamás su no reconocimiento de Israel.

Ante la profunda e histórica crisis humanitaria que viven los palestinos desde el desmembramiento de la Palestina Histórica por las potencias occidentales como Gran Bretaña, Francia, y luego del establecimiento del estado de Israel por Estados Unidos, socio militar y garante de la ocupación sionista en la zona, es necesario solidarizarse y apoyar al pueblo palestino en su lucha por su autodeterminación verdadera, sin direcciones cómplices con el estado israelí como la ANP y más recientemente Hamás, que en incontables oportunidades reprimen a quienes dicen representar dejando en evidencia que actúan perpetuando la situación de ocupación.

La liberación de los oprimidos será tarea de ellos mismos, nunca de quienes los someten y mandan. Y más aún, es necesaria la organización entre todos los sectores explotados tanto de la Palestina histórica como de sus vecinos (Líbano, Egipto, Jordania, e incluso de los sectores críticos de la ocupación sionista al interior del propio Israel), para articular las acciones que avancen hacia el fin de la dominación del estado israelí como de las castas que gobiernan en los países árabes vecinos y que son cómplices de la colonización, el saqueo y el despojo de Palestina.






Temas relacionados

Estado de Israel   /   Franja de Gaza   /   Hamas   /   Palestina   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO