Política Estado Español

INVESTIDURA PEDRO SÁNCHEZ

Para ERC todo es negociable, también la libertad de Junqueras

Tras el pronunciamiento de la Abogacía del Estado, Pedro Sánchez, junto a Pablo Iglesias, comenzó a dar pasos para realizar una rápida investidura que se prevé para la primera semana de enero según el aviso de Batet, presidenta de la Cámara, a todas las formaciones. ERC ha negociado absolutamente todo sin alcanzar prácticamente nada.

Ivan Vela

@Ivan_Borvba

Martes 31 de diciembre de 2019 | 13:35

Para el Presidente en funciones queda claro que el escrito de la Abogacía del Estado cierra la cuestión relativa a la situación legal de Oriol Junqueras. Ni lento, ni perezoso; el mismo día ya ha firmado el programa del futuro gobierno de coalición con Unidas Podemos, repitiendo la foto posterior al 10N. También pactó el voto positivo del PNV.

La última carta aún indescifrable para Ferraz, aunque con altas probabilidades de ser positiva para sus intereses, es la decisión de ERC. Marta Vilalta, la portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya informó este mismo lunes, tras la reunión de la Ejecutiva nacional del partido, que han dejado “en manos del Consell Nacional decidir sobre si la propuesta que hay es suficiente para abstenernos en la investidura de Pedro Sánchez”. Este Consell se reunirá el próximo jueves 2 a las 17:00h.

La portavoz ha destacado que el Consell es el máximo organismo del partido entre congresos. Es de suponer, por lo tanto, que este jueves habrá más claridad sobre la política de ERC respecto de la investidura.

La dirigente republicana aclaró que su partido está tratando de realizar el “Sit and talk que la ciudadanía reclama”. El objetivo del partido republicano consistió en todo momento, según Vilalta, en conformar una “mesa de negociación entre gobiernos y de país” ya que lo que hay “es un conflicto político”. No obstante, terminó Marta Vilalta “somos escépticos porque nos cuesta creer en el PSOE. Pero es una oportunidad que debemos aprovechar”.

Probablemente, esto será un freno momentáneo a la “velocidad de crucero” de Pedro Sánchez, aunque el dirigente social-liberal ha apostado todo su capital político al acuerdo con Esquerra.

Todavía existe mucha rumorología sobre el pacto alcanzado entre ambas formaciones puesto que incluso el texto que decidirá el Consell de ERC aún no es público. Lo que se conoce hasta la fecha son dos aspectos que ERC levanta como bandera de su buen hacer negociador, si bien son vagos cuando se tienen que plasmar en la realidad.

La formación catalana repite sin parar, como nuevamente hizo Vilalta en su comparecencia del este lunes, que ERC “ha conseguido que el PSOE entienda la cuestión catalana como un conflicto político” que se ha de resolver por la vía política.

Curioso que se repita la misma cantinela tras el zig-zageo y juego de malabares del escrito de la Abogacía del Estado, que admite que Junqueras debería poder recoger su acta de eurodiputado para inmediatamente solicitar en ese mismo escrito a la JEC la anulación de su inmunidad. Por cierto, decisión que ERC acepta.

El último aspecto que ha conseguido incluir ERC en el texto definitivo y que saltó a las portadas en las últimas horas es la “validación democrática”, por parte de una mesa negociadora de los acuerdos “entre Gobierno y Generalitat”.

Pero sobre este punto, solo sombras, nada de concreción, ya no solo por parte de ERC, tampoco por parte del PSOE o el PSC.

ERC por lo tanto parece haber negociado sobre todo, pero sin haber conseguido absolutamente nada, especialmente en lo relativo a la represión al pueblo catalán y a sus líderes políticos y sociales y en el avance sobre el derecho a decidir.

Y es que lejos de estas fechas, para muchos de fantasía, la realidad política se impone sin miramientos. Si bien el PSOE se mueve como pez en el agua en discursos grandilocuentes y progres (léase el pacto con Unidas Podemos), lo cierto es que es el partido arquitecto de este Régimen monárquico que tiene en la unidad del territorio del Estado español no solo una línea roja innegociable, sino una línea a defender con todas sus fuerzas.

Por ello fue el partido fiel al 155 cuando lo aplicó Mariano Rajoy, ha sido el partido que ha llevado a los líderes del procés a la cárcel, el que en campaña electoral demandaba por un mayor “control” (intervención) de TV3 y por atacar la lengua catalana en las escuelas.

¿Qué se esperaba poder conseguir con tal interlocutor? La bancarrota de la estrategia “procecista” de JxCat y ERC les ha llevado a un nuevo capítulo, en este momento protagonizado por la formación de Rufián, que también termina en el callejón sin salida del “Sit and Talk” y la mediación internacional.

Pero como sectores del movimiento democrático catalán denuncian contra ERC, no todo es negociable. La amnistía de los presos políticos y el derecho a decidir, que seguro de la mano de Sánchez no llegarán, es lo que realmente ha expresado el pueblo catalán que quiere y por lo cual ha salido en innumerables ocasiones a enfrentar la represión del Estado español.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO