Internacional

Internacional

Pegasus, el software israelí que se usó para espiar a periodistas y activistas sociales en el mundo

Una investigación realizada 17 medios de varios países reveló cómo el programa desarrollado por la empresa israelí NSO sirvió para tareas de espionaje.

Lunes 19 de julio | 20:12

Una empresa israelí fue acusada de suministrar un software para espiar, dispositivos móviles, a gobiernos de distintos países. Este domingo se divulgó una lista de 50.000 números de teléfonos de activistas sociales, de derechos humanos, periodistas e incluso ejecutivos de empresas y políticos de todo el mundo.

El NSO Group es la empresa que desarrolló el malware Pegasus, y una de las primeras denuncias públicas por la utilización de ese programa para espionaje ilegal fue cuando medios como el The Washington Post, The Guardian y Le Monde acusaron a la empresa de ayudar a espiar a un disidente en Emiratos Árabes Unidos.

Pegasus es uno de los programas de ciberespionaje más sofisticados: ingresa a los smartphone a través de una falla de seguridad a través de “exploits”, que son fragmentos de software con comando de acciones que aprovechan la vulnerabilidad en un sistema y los hackers pueden usarla en su beneficio.

Ese programa es utilizado por muchos países, incluso la Argentina. En 2017, cuando el entonces primer ministro israelí Netanyahu visitó el país, fue Mario Montoto, Presidente de la Cámara de Comercio argentino-israelí, especializado en ciberseguridad y padrino político de Patricia Bullrich, el que sirvió de nexo entre la empresa y el gobierno argentino.

Te puede interesar: Pegasus y la modernización del espionaje por parte del Gobierno

La nueva investigación de un consorcio de medios internacionales, coordinados por la organización francesa Forbidden Stories y con apoyo técnico de Amnistía Internacional, sacó a la luz que varios países seleccionaron más de 50.000 números de móviles para espiarlos.

Periodistas, activistas políticos o de derechos humanos vigilados

Las revelaciones sobre el alcance del espionaje mediante el programa Pegasus muestran cómo esos gobiernos usaron métodos supuestamente "excepcionales de defensa" para la "seguridad nacional" en realidad para atacar la libertad de prensa y los derechos humanos.

Arabia Saudí, Marruecos, México, Hungría, la India y Azerbaiyán figuran entre los que habrían recurrido a esta práctica, según los autores de la investigación.

La investigación periodística permitió saber que al menos 189 periodistas, 65 altos cargos de empresas, a 85 activistas de derechos humanos y a más de 600 políticos y funcionarios gubernamentales, incluidos jefes de Estado y de Gobierno, ministros y diplomáticos fueron espiados.

"Es imposible saber si un número de teléfono específico que aparece en la lista se vio comprometido con éxito sin analizar el dispositivo", explicó la organización Forbidden Stories.

Desde Amnistía Internacional aseguraron que el programa de la empresa israelí NSO Group se utilizó para "facilitar la comisión de violaciones de derechos humanos a gran escala en todo el mundo".

Según el análisis de los datos conseguidos la mayor cantidad de números de la lista corresponde a México (15.000), y que pertenecían sobre todo a periodistas, sindicalistas y políticos. Entre ellos destaca el caso de Cecilio Pineda, un periodista que fue asesinado en 2017, pocos días después de que su número de teléfono fue incluido en la lista.

La organización Reporteros Sin Fronteras (RSF), con sede en París, pidió que los gobiernos de países democráticos emprendan medidas ante la Justicia por el espionaje a periodistas y dijo que ella misma se sumaría a las iniciativas legales que puedan iniciarse.

El diario francés Le Monde denunció en un editorial que "no son los grupos terroristas o criminales los que aparecen principalmente en la lista" de objetivos de Pegasus y asegura que el objetivo fue periodistas, abogados, defensores de los derechos humanos, opositores políticos y hasta médicos, todos protegidos en teoría por convenciones internacionales.

Un mensaje, el principio del espionaje

El software se envía al dispositivo a través de un mensaje de texto o Whatsapp que contiene un enlace externo. Cuando se hace clic en el mensaje, se instala el programa que dará control completo al atacante.

Pegasus es capaz de interceptar llamadas telefónicas, mensajes de texto, iMessages, recibir vídeo en directo de aplicaciones como FaceTime y Skype, tener acceso a correos electrónicos con todo y archivos adjuntos, activar cámaras y micrófonos de forma remota, así como vaciar toda la información contenida en el dispositivo.

Mientras los gobiernos presentan estos programas, y otros sistemas de vigilancia, como parte de garantizar la "seguridad", como demuestra la investigación finalmente la principal utilización es el espionaje interno pasando por arriba de derechos humanos elementales.






Temas relacionados

Espionaje ilegal   /   Nso Pegasus   /   Espionaje   /   Israel   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO