Mundo Obrero

TUCUMAN

Persecución sindical en el Hospital Centro de Salud

Cristian Luna, trabajador enfermero, militante de Izquierda Socialista en el Frente de Izquierda, y Secretario General del Sindicato de Tucumano de Enfermería (SiTE), recibió la notificación sin argumentos de las autoridades del SIPROSA de su apartamiento del cargo en donde trabaja hace más de 12 años.

Sábado 29 de diciembre de 2018 | 15:46

Sin fundamentación y en vísperas de fiestas de fin de año, la dirección del Hospital Centro de Salud, a cargo del Dr. Giobellina, notificó a Luna el cese de su actividad laboral y la remoción de su cargo administrativo.

Esta es una maniobra que se repite, ya que el año pasado en fechas similares, les trabajadores Cordoba y Tanoni fueron trasladados del hospital por ser activistas del Sindicato SiTAS.

Esto se traduce en una evidente persecución política e ideológica por parte de la dirección hospitalaria y de las autoridades políticas del Sistema Provincial de Salud, y la cual tiene la intención de disciplinar para cimentar el ajuste planificado en la Salud Pública.

La Izquierda Diario dialogó con Cristian Luna luego de la asamblea que concentró una gran muestra de solidaridad no sólo por parte de sus compañeres del Hospital, sino también de otros hospitales y docentes que se hicieron presentes para reclamar por la anulación de su traslado.

LID: ¿En qué contexto se da tu desvinculación del Hospital?

CL: Hay una decisión política del gobierno provincial de aplicar la Cobertura Universal de Salud (CUS). Esto va a generar dificultad en el acceso de la población a los servicios de salud pública, pero por sobre todo va a generar despidos.

Hemos visto esto en CABA, Jujuy, Mendoza y Santiago del Estero; para que se lleve a cabo esta determinación política de Manzur y la Ministra Chahla, de aplicar la CUS, necesitan acallar las voces disonantes ante el discurso oficial.

Manzur replica en Tucumán lo que hace Macri a nivel nacional. Es un buen alumno del ajuste. Nosotros como sindicato en la salud hemos decidido enfrentar este ajuste por medio de una gran campaña que rechace la CUS.

LID: ¿En qué consiste la CUS?

CL: Consiste en una canasta básica de prestaciones basada en un plan médico obligatorio (PMO). Las prestaciones de salud que necesiten los pacientes y que no se encuentren en esa canasta, deberán ser abonadas del propio bolsillo de los enfermos.

La ministra anunció la aplicación de la CUS a partir de marzo, con una prueba piloto en las zonas de montaña. Eligieron esta zona por la dificultad que tendrán los trabajadores para reclamar, y para los usuarios de poder reclamar.

En la ciudad intentaran asignar el primer nivel de atención un médico, dos enfermeros y dos trabajadores sociales cada cuatro mil habitantes, lo cual será muy dificultoso para el acceso a la salud. En los hospitales, solo se atenderán a los pacientes derivados de los CAPS (Centros Primarios de Salud), lo que resultará en un atropello para los pacientes porque será casi imposible conseguir la derivación de un médico luego de las siete de la tarde.

Ademas se establece un rechazo a la atención de los pacientes con obra social, lo que implica un rechazo a la gran mayoría de los empleados públicos que tienen “Subsidio de Salud”, la obra social de los estatales. Esta locura esconde el ajuste brutal que planean en la salud.

LID: - ¿Cómo van a continuar con la pelea?

CL: Hemos realizado una asamblea donde decidimos que vamos a exigir la reincorporación inmediata a mi puesto de trabajo, porque es evidente que hay una persecución política. Nuestro sindicato se caracteriza por ser democrático y eso es lo que le molesta a la dirección del hospital y al SIPROSA.

Porque nosotros no negociamos nada a las espaldas de los trabajadores; actuamos con una democracia desde las bases, algo antagónico a lo que hace ATSA. Somos un sindicato que comienza a juntar fuerza porque muchos compañeros se desafilian de ATSA para formar parte de SiTE, y eso les molesta porque con nosotros no pueden tranzar para perjudicar a los trabajadores de enfermería, como sí lo hacen con René Ramirez y sus delegados.

Esta maniobra antidemocrática fue repudiada por diversas organizaciones sociales, políticas y sindicales de diversos puntos del país. Sin embargo, a nivel local es necesario incentivar a los trabajadores a transformar este repudio en una acción que reincorpore a Cristian Luna en su puesto de trabajo, y que los sindicatos SiTAS y ATE se pongan en la cabeza esta pelea para que se termine la persecución política en los hospitales, y se pueda torcer el brazo ajustador en la salud del gobierno de Manzur.






Temas relacionados

ATSA   /   Salud   /   Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO