Mundo Obrero

Pilkington: los retiros voluntarios son despidos encubiertos

A pesar de 6 años ininterrumpidos de aumentos en sus ganancias y mientras se niega a cumplir fallos de reinstalación de tres trabajadores, la empresa del grupo japonés NSG extorsiona a sus trabajadores para que acepten nuevos despidos.

Jorge Gonzalez

Trabajador despedido de Pilkington en lucha por su reincorporación.

Viernes 6 de diciembre de 2019

La fabricante de parabrisas y cristales emitió un comunicado este martes 3 donde asegura la imposibilidad de “mantener la dotación actual de personal operativo” por lo que abren, por 6 días, un plan de “retiros voluntarios” para sus operarios donde la empresa “evaluara que cumplan los requisitos para acceder al mismo”. Es decir, pretende desprenderse de un grupo determinado de trabajadores. Una extorsión que busca sacarse de encima a los “rebeldes” y profundizar el ajuste que vienen llevando adelante con la complicidad de las comisiones internas de sus dos plantas de Munro, Vicente López y el sindicato del vidrio y afines.

Esto se vuelve aun más evidente cuando el mismo grupo publica su documento de balance anual en su página de Internet donde expresan que desde hace 6 años consecutivos sus ingresos no hacen más que aumentar y que en América Del Sur sus ganancias se mantienen en los mismos niveles de años anteriores.

¿Cuál es el plan de la empresa? La respuesta la vuelven a otorgar ellos mismos en el documento mencionado donde bajo el título de “Innovación de la cultura de negocios” plantean abiertamente que su plan es aumentar los ya altos niveles de explotación eliminando tiempos muertos (descansos) y aumentando los ritmos de producción.

Por eso mismo en el comunicado donde anuncian los planes de retiros hablan de “la crisis de la industria automotriz” en general como causa de éstos y no acusan crisis propia. Esto sería algo totalmente insostenible ya que están construyendo una nueva fábrica de vidrio plano en Cardales la cual les costara, según ellos mismos, 220 millones de dólares.

Lo que para ellos es un frió numero en una cuenta bancaria, para nosotros es la comida y el bienestar de nuestras familias. Hay que enfrentarlos.

Bajaron los niveles de producción automotriz por lo que buscan mantener sus niveles de ganancias a costa de nuestros puestos de trabajo.

Para llevar adelante este objetivo con la menor oposición posible es que me despidieron a mí y a otros compañeros a comienzo de este año. Por eso hay que poner en pie un plan de lucha que comience por exigir el cumplimiento de los tres fallos de reincorporación que logramos, en camino de pelear por la reincorporación de quienes continuamos luchando por nuestros puestos de trabajo. Debemos levantar nuevamente la bandera de la unidad de todos los trabajadores de Pilkington y del “si tocan a uno, nos tocan a todos” y elevar la pelea al plano político, ya que es allí donde se define la lucha. Esta es una de las conclusiones que debemos aprender del conflicto del 2009.

En un contexto internacional que encuentra a los pueblos latinoamericanos luchando por sus derechos y a días de que asuma el nuevo gobierno, hay que pelear por “la agenda de los trabajadores”. Durante el actual gobierno se votaron leyes que retrotraían los aumentos de tarifas y prohibían los despidos, que luego Macri veto. Hay que exigir que se aprueben esas medidas a este nuevo gobierno para que no sean solo demagogia de cuando eran oposición.

Para llevar adelante nuestras demandas es necesario organizarnos peleando por recuperar nuestras comisiones internas y sindicatos para ponerlos al servicio de la lucha por nuestras demandas y que Pilkington no aproveche la situación económica actual para continuar su plan de ajuste.






Temas relacionados

Pilkington   /   Despidos   /   Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO