×
logo red internacional
Facebook Instagram Twitter Telegram YouTube

¿Qué dicen los sindicatos del fallo de la justicia europea?

La justicia europea exige igualar la indemnización de temporales y fijos. CCOO considera que el fallo habilita a los tribunales a reconocer la indemnización de 20 días de salario por año de servicio, ante la extinción de cualquier contrato temporal.

Diego Lotito

Martes 20 de septiembre de 2016
Facebook Twitter

Los secretarios generales de UGT y CCOO, Pepe Álvarez e Ignacio Fernández Toxo. Foto: EFE/Luca Piergiovanni

La sentencia del Tribunal de Justicia de la UE ha puesto en tela de juicio el sistema de dualidad laboral imperante en el Estado español, por el cuál más de 4 millones de trabajadores tienen contratos precarios y temporales, sin considerar los millones de trabajadores que trabajan en negro.

Este pronunciamiento de la justicia europea tiene “enormes repercusiones en nuestro sistema de relaciones laborales”, ha dicho CCOO en un comunicado. Para el sindicato que lidera Ignacio Fernández Toxo, la sentencia es coherente con el Acuerdo Marco sobre el trabajo de duración determinada, suscrito por la Confederación Europea de Sindicatos en 1999 con las organizaciones empresariales europeas, e incorporado a la Directiva 1999/70 CEE del Consejo, de 28 de junio de 1999.

La sentencia genera "efectos directos" sobre todos los 4 millones de trabajadores con contrato temporal, “al posibilitar el que puedan ver reconocida una indemnización ante la terminación de su contrato de trabajo” así como paliar la temporalidad "desproporcionada" y la "falta de protección efectiva" de los eventuales, sostiene el sindicato.

CCOO considera, por tanto, que debe cambiarse la norma de forma urgente para garantizar a los trabajadores temporales la misma protección frente al despido objetivo que tienen los indefinidos: 20 días por año trabajado. De esta forma, sostiene el sindicato, “se elimina la enorme distorsión que viene generando nuestra legislación laboral, que de forma tradicional se fundamenta en la absoluta desprotección de los trabajadores temporales ante el despido”.

El sindicato recuerda que recientemente la UE ha dictado otras dos sentencias relativas a la contratación temporal en España. En un caso, asegura al personal funcionario temporal los mismos derechos indemnizatorios que a los trabajadores, no solo por la indemnización ante la extinción de su relación, sino también incluyendo el reconocimiento de su condición de personal indefinido no fijo si el contrato era abusivo. En otro fallo, el TJUE denuncia la falta de garantías en el empleo público ante el encadenamiento de contratos temporales y habilita a los órganos judiciales a tomar medidas disuasorias para asegurar que un puesto fijo se cubra con un contrato fijo.

CCOO considera que no es necesaria ninguna reforma legal para habilitar que los tribunales puedan reconocer en el curso de un proceso laboral el abono de una indemnización de 20 días de salario por año de servicio, ante la extinción de cualquier contrato temporal. Al mismo tiempo, exige una reforma urgente "que modifique el Estatuto de los Trabajadores en el sentido de reconocer a todos los trabajadores temporales, ante la terminación de su contrato por las causas previstas en el mismo, de una indemnización equivalente a la prevista para el despido objetivo, al margen de la fecha de celebración de dicho contrato".
Lo curioso del caso, sin embargo, es que las cúpulas de CCOO y UGT, los dos sindicatos con mayor representación en el Estado, fueron unos de los principales responsables en permitir que se impusiera la brutal dualización que recorre las filas de la clase trabajadora.

Mientras el gobierno querrá interpretar los alcances del fallo sólo en relación a los trabajadores interinos, y los sindicatos promoverán que sea por la vía legal y la presión parlamentaria que se establezca una nueva normativa, la verdadera fuerza que puede inclinar la balanza está en la movilización de la clase trabajadora. Esto implica exigir a los sindicatos romper la pasividad y la tregua permanente con el gobierno y los capitalistas, e imponer una lucha seria no sólo porque no existan diferenciaciones discriminatorias entre las indemnizaciones, sino por terminar con los contratos temporales, las ETT y el trabajo precario, así como por echar abajo las reformas laborales antiobreras del PP y el PSOE.


Facebook Twitter

Diego Lotito

Nació en la provincia del Neuquén, Argentina, en 1978. Es periodista y editor de la sección política en Izquierda Diario. Coautor de Cien años de historia obrera en Argentina (1870-1969). Actualmente reside en Madrid y milita en la Corriente Revolucionaria de Trabajadores y Trabajadoras (CRT) del Estado Español.

Seguir en Twitter

@diegolotito

 Vetlladores de Catalunya Central y Vallés Occidental: "Nos han subrrogado y estamos desesperadas"

Vetlladores de Catalunya Central y Vallés Occidental: "Nos han subrrogado y estamos desesperadas"

Arrancan en Barcelona los Círculos de Coordinación de trabajadores y trabajadoras de Esquerra Diari

Arrancan en Barcelona los Círculos de Coordinación de trabajadores y trabajadoras de Esquerra Diari

Concentración en Amazon Rubí por el despido del secretario general de la sección sindical CGT de Liebre Express

Concentración en Amazon Rubí por el despido del secretario general de la sección sindical CGT de Liebre Express

Los beneficios de las empresas crecen siete veces más que los salarios

Los beneficios de las empresas crecen siete veces más que los salarios

Josep Borrell compara Europa con un "jardín" y al resto del mundo con la "jungla"

Josep Borrell compara Europa con un "jardín" y al resto del mundo con la "jungla"

¿Se dirige Putin a una derrota estratégica en Ucrania?

¿Se dirige Putin a una derrota estratégica en Ucrania?

El sabotaje de los gasoductos Nord Stream: una nueva escalada entre Rusia y la OTAN

El sabotaje de los gasoductos Nord Stream: una nueva escalada entre Rusia y la OTAN

Explosiones y denuncias de sabotaje en el Nord Stream, el gasoducto que une Rusia y Europa

Explosiones y denuncias de sabotaje en el Nord Stream, el gasoducto que une Rusia y Europa