×
logo red internacional
Facebook Instagram Twitter Telegram YouTube

Ser periodista en Palestina significa estar en el ojo de la tormenta

A poco más de un mes del asesinato de la periodista de Al Jazeera, Shireen Abu Akleh, presentamos un artículo enviado desde Palestina sobre lo que significa ser periodista bajo la ocupación israelí.

Ahmad Jaradat

Martes 14 de junio
Facebook Twitter

Publicamos este artículo que nos envió Ahmad Jaradat, un veterano activista por la liberación de su pueblo, escritor, periodista y miembro del Centro alternativo de Información (AIC por sus siglas en inglés)r, oriundo de Hebrón, Cisjordania, donde vive cotidianamente el reforzamiento represivo del Estado de Israel.

Revelar la verdad sobre lo que está sucediendo en Palestina bajo la ocupación colonial israelí es un tema importante en el conflicto de narrativas, que se ha prolongado durante un siglo. Una puja entre la narrativa sionista y la narrativa palestina sobre de la verdad y la esencia de esta confrontación en esta región del mundo. El relato va cobrando importancia en cuanto a la lucha por la conciencia en Palestina así como el impacto en la conciencia internacional, especialmente en la opinión pública del mundo.

De ahí que revelar la verdad de lo que está pasando tal cual es, sin falsificación, es una de las dinámicas y fundamentos más importantes de la lucha de narrativas.

Aquí, los medios de comunicación juegan un papel destacado en esta batalla que se libra desde hace un siglo. Los medios de comunicación son el medio más amplio e influyente de opinión pública a nivel local, regional y mundial. Dado que la cuestión palestina es una cuestión de justicia y una cuestión humanitaria en todos los sentidos de la palabra, el escenario de la lucha por la opinión pública mundial tiene una importancia significativa. Los gobiernos israelíes, el movimiento sionista y sus amigos en el mundo le han dado la máxima importancia a esta cuestión al influir en los medios de comunicación a nivel mundial a través del dinero, la retórica, etc.

Los palestinos y sus seguidores en todo el mundo se han dado cuenta de este escenario y de este problema durante las últimas décadas. La primera intifada, 1987-1993, constituyó un punto de inflexión para los palestinos, las fuerzas progresistas y derechos humanos a nivel mundial. Los medios jugaron un papel importante en la difusión de la verdad sobre lo que estaba sucediendo, lo que generó un estado de lucha entre las narrativas palestina y sionista en muchos países del mundo.

Por lo tanto, trabajar como periodista o persona de los medios en Palestina significa que eres parte del conflicto de narrativas y que eres importante y central para transmitir la verdad, especialmente con el desarrollo de los medios de comunicación en los últimos años. Esto significa que estás bajo el microscopio de ser perseguido por la ocupación y sus soldados, para evitar la difusión de las violaciones y crímenes israelíes en curso. Desde el comienzo de la ocupación, la prensa y los periodistas han sido objeto de los peores tipos de violaciones, incluidos asesinatos, deportaciones, arrestos y cierre de los medios de comunicación.

La frecuencia de estas violaciones se ha incrementado en las últimas décadas y más en los últimos años con el desarrollo y expansión del movimiento internacional de solidaridad popular, lo que significa que a la ocupación no le gusta que se difundan hechos y violaciones en Palestina para que no constituya un material para exponerlos ante el mundo. La represión se utiliza para ocultar la verdad a la opinión pública mundial, que es una opinión importante para los movimientos de solidaridad con Palestina y la causa palestina en general.

Esto explica el tamaño, la fuerza y ​​la amplitud de las campañas y violaciones de las autoridades de ocupación contra los periodistas y los medios de comunicación en general en Palestina.

Solo como muestra mencionamos un estudio realizado por el Comité Árabe de Apoyo a los Periodistas en 2021, donde se documentaron y registraron 652 violaciones contra periodistas palestinos, violaciones que incluyeron matar, herir, arrestar, golpear, confiscar cámaras y denegar el acceso a las zonas de tensión. En la guerra que se inició en la Franja de Gaza el año pasado 59 medios de comunicación fueron bombardeados y destruidos en la Franja, un periodista fue martirizado, decenas resultaron heridos y durante el mismo año (2021) 25 periodistas palestinos fueron arrestados, según la organización preocupada por la libertad de expresión con sede en Ginebra.

La Agencia de Noticias Palestina (WAFA) supervisó algunas de las violaciones a las que fueron sometidos los periodistas en Palestina durante el mes de octubre de 2021 en varias zonas de Cisjordania. Indicó que el 10 de febrero de 2021 el periodista Hassan Dabbous fue baleado mientras cubría una marcha pacífica en la localidad de Beita, al sur de Naplusa y el 5 de octubre 2021 el periodista Ahmed Karama fue arrestado mientras cubría eventos en la ciudad vieja de Hebrón en el sur de Cisjordania Occidental.

El 7 de octubre de 2021, el periodista Sameh Manasra resultó herido y su teléfono móvil, que contenía una grabación de video de los eventos en Tulkarem, en el norte de Cisjordania, fue confiscado. El 7 de octubre de 2021, el periodista Naseem Maalla resultó herido mientras cubría enfrentamientos en Jabal Sabih, en la ciudad de Beita, Fue llevado al hospital después de recibir un disparo.

En cuanto a las detenciones contra periodistas, éstas continúan. Esto es solo para demostrar a qué están expuestos los periodistas en Palestina durante su trabajo. Llama la atención que los soldados saben que son periodistas por sus cascos de prensa, vestimenta y señales de prensa. Esto quiere decir que los militares saben que son periodistas, pero al mismo tiempo pretenden agredirlos.

La historia de violaciones sistemáticas del trabajo de los periodistas y los medios en Palestina demuestra que a lo que están expuestos es a una política deliberada y sistemática, no a una coincidencia. Esto se enmarca en la intención de impedir la transmisión de la verdad.

A lo que la reportera de Al-Jazeera, Shireen Abu Akleh, estuvo expuesta recientemente mientras cubría los enfrentamientos en Jenin es evidencia de ataques directos por parte de los soldados. Ella y el equipo de Al Jazeera recibieron disparos intencionales y desde corta distancia, Shireen recibió un disparo en la cabeza, y su colega, el periodista Ali Samoudi, resultó gravemente herido en la espalda, evidencia de esta política sistemática israelí contra los periodistas.

Lo que sufrió la mártir Shireen se inscribe en el marco de la falta de respeto de las autoridades de ocupación y de los soldados por la profesión del periodismo, lo que constituye una grave violación a esta profesión. Al atacar a Shireen, están tratando de enviar un mensaje a los periodistas para que no cubran sus crímenes y esto constituye una política de intimidación para los periodistas en general.

Ante lo sucedido, se requiere que el mundo y las instituciones internacionales preocupadas por los derechos humanos, los derechos periodísticos y el derecho de la opinión pública a obtener información pongan fin a esta política criminal. Se requiere que la comunidad internacional, con todos sus órganos e instituciones, trabaje para exponer esta política israelí sistemática, y también se requiere que castigue a las autoridades de ocupación por sus crímenes. También se requiere que las instituciones internacionales, los sindicatos y las organizaciones de medios trabajen y presionen a las autoridades de ocupación para que respeten el trabajo de las y los periodistas en Palestina, de conformidad con las normas del derecho internacional y humanitario y el Cuarto Convenio de Ginebra que define las reglas de trabajo durante una guerra.

El silencio de los países occidentales y de las instituciones de las Naciones Unidas y su incapacidad para tomar decisiones decisivas, mostrarse satisfechos solo con la condena y la denuncia y el silencio a veces, solo alienta esta política por parte de las autoridades de ocupación. Los palestinos se sienten decepcionados con estas organizaciones, que operan con doble rasero en comparación con otras experiencias, como es el caso de Ucrania, por ejemplo. Donde estas instituciones se mueven rápida y contundentemente y no practican lo mismo con respecto a lo que está pasando en Palestina.

Los periodistas palestinos están llamando y esperando que las organizaciones de medios internacionales muestren la política de Israel de violación del trabajo periodístico y a lo que los periodistas están expuestos en Palestina: asesinatos directos e intencionales.

El sentimiento de Israel de que está fuera del castigo internacional solo lo alienta a continuar con esta política criminal hacia los periodistas.

Finalmente, es importante recalcar una vez más que la razón de esta política colonial israelí contra los periodistas es impedir la transmisión de la verdad al mundo sobre los hechos ocurridos en Palestina.

No quieren que el mundo sepa sobre los acontecimientos en nuestra tierra, especialmente las violaciones diarias contra el pueblo palestino. No quieren que el mundo escuche y vea la verdadera versión de lo que está sucediendo en Palestina. Por lo tanto, si trabajas como periodista en Palestina, estás en el ojo de la tormenta, el peligro y la amenaza.


Facebook Twitter
De Melilla a Texas, la feroz cara de las medidas antimigrantes

De Melilla a Texas, la feroz cara de las medidas antimigrantes

¿Por qué el aborto nunca fue ley en Estados Unidos y la Corte lo criminalizó?

¿Por qué el aborto nunca fue ley en Estados Unidos y la Corte lo criminalizó?

La vigencia y los límites de Stonewall

La vigencia y los límites de Stonewall

Feministas y socialistas se movilizan en todo el mundo en solidaridad con la lucha por el derecho al aborto en los EE. UU.

Feministas y socialistas se movilizan en todo el mundo en solidaridad con la lucha por el derecho al aborto en los EE. UU.

El Gobierno israelí decide disolver el Parlamento y adelantar elecciones

El Gobierno israelí decide disolver el Parlamento y adelantar elecciones

Ser periodista en Palestina significa estar en el ojo de la tormenta

Ser periodista en Palestina significa estar en el ojo de la tormenta

El Ejército de Israel asesina a otra periodista palestina en menos de un mes

El Ejército de Israel asesina a otra periodista palestina en menos de un mes

Ultranacionalistas israelíes atacaron a palestinos en una marcha de extrema derecha en Jerusalén

Ultranacionalistas israelíes atacaron a palestinos en una marcha de extrema derecha en Jerusalén