Internacional

ENTREVISTA CON ALAIN DENEAULT

Total: destrucción ecológica, corrupción y ’greenwashing’

Filósofo y ensayista, Alain Deneault es autor de varios libros sobre el poder de las multinacionales, entre ellos uno muy completo sobre Total. En esta entrevista, organizada con motivo de la huelga de los refinadores de Grandpuits, Alain Deneault habla del lavado verde de Total, del poder de las multinacionales y de la necesidad de oponerse a él de "mil maneras".

Martes 2 de febrero | 15:20

Foto: YASUYOSHI CHIBA / AFP

Révolution Permanente: Hola, Alain Deneault. Los huelguistas de la refinería Total de Grandpuits se acercan a su cuarta semana de huelga contra el plan de reconversión del centro. El plan pretende poner fin a las actividades de refinado y lanzar un proyecto "Galaxie" que combine las actividades de biorrefinado y la producción de agrocombustibles y bioplásticos. En concreto, Total reclama un proyecto que pretende "desarrollar industrias orientadas al futuro y acelerar la transformación del grupo". ¿Cómo ve el plan del grupo para orientarse hacia las energías renovables?

Alain Deneault: El grupo Total no se transforma en nada. Se preocupa por añadir nuevas líneas de negocio en los sectores de la energía y la intermediación. Así, a la explotación del petróleo, cada vez más arriesgada en sus métodos no convencionales, se añaden nuevas formas de explotación, con el fin de aumentar constantemente su producción energética global. Sólo en este sentido cabe hablar de "aceleración", en la capacidad que se le ha otorgado de producir cada vez más productos energéticos, para satisfacer a un mundo cuyo consumo aumenta exponencialmente. Por tanto, los esfuerzos de relaciones públicas de la empresa se dirigen a anunciar un cambio que ella misma contradice continuamente. Se presenta como el vector de soluciones en el giro ecológico que requiere nuestro siglo -una postura totalmente cínica en la medida en que su enorme capital que le permite ser protagonista de las nuevas energías proviene precisamente de su explotación contaminante de los combustibles fósiles-, mientras subordina la transición energética a las estrictas reglas del mercado mundial. Patrick Pouyanné (Presidente y CEO de Total) declaró en 2016 en el Journal du Dimanche: "Nos encanta la energía verde pero, para que perdure, debe ser rentable". Esto está en consonancia con las posiciones recurrentes de Total, que consisten, por un lado, en escudarse en la coartada de la demanda mundial para justificar su producción cada vez mayor, mientras que, por otro lado, de forma paralela y perversa, contribuye a la organización y estimulación de este mercado.

RP: En Francia, los sindicatos denuncian un discurso ecologista que pretendería justificar los recortes de empleo. En La Mède, la reconversión de la refinería en un centro de producción de biocarburantes se llevó a cabo sobre la base de un PSE (Plan de Salvaguardia del Empleo) que suprimió 180 puestos de trabajo. En Grandpuits están amenazados 700 puestos de trabajo por los que luchan los huelguistas. ¿Qué opina de esta estrategia de la multinacional que pretende contraponer la ecología a lo social y de la realidad de la "transición ecológica" que reivindica?

AD: Esta retórica es una vieja receta de Total. También es una forma perversa de dividir a los activistas de izquierda tratando de ponerlos en contra de ellos mismos. Por ejemplo, cuando se trató de lanzar la industria eléctrica en África en la década de 2010, con el propio ex ministro francés de Ecología, Jean-Louis Borloo, a quien Le Monde presentó como "superlobista de la electricidad en África", como cabeza de cartel, los representantes de Total, encabezados por su director general Patrick Pouyanné, montaron un espectáculo, culpando a los ciudadanos que se oponen a estas grandes obras contaminantes de no preocuparse por los "mil quinientos millones de personas que no tienen acceso a la electricidad" diciendo: "Debemos hacer algo al respecto. No podemos decirles: ‘Los occidentales hemos consumido dos tercios del presupuesto de carbono del planeta, vais a tener que apretaros el cinturón’. Tenemos que organizar las transferencias de riqueza a estos países para que puedan desarrollarse de forma sostenible“. Pero todos sabemos que, según las reglas del mercado, sólo los actores con poder adquisitivo pueden recurrir a los servicios de una empresa que vende electricidad, la mayoría de las veces grandes empresas mineras, por ejemplo, que hacen un uso intensivo de la energía porque trabajan para explotar el continente en beneficio de otros continentes.

Hoy en día, la "transición energética" de la que hablamos sólo tiene un sesgo ecológico porque nos hemos acostumbrado, con entidades como Total que contribuyen a ello, a reducir la cuestión ecológica al único tema del calentamiento global. Sin embargo, los proyectos de desarrollo de energías no petroleras, como los biocombustibles, la energía solar, la eólica, la eléctrica y las baterías avanzadas, dan la impresión, si nos acercamos a estos sectores con restricción mental, de que producen menos gases de efecto invernadero. Pero a menudo, como en el caso de la explotación del gas no convencional, se ignora la emisión de metano, que contribuye varias veces más que el CO2 al efecto invernadero. También ignora que la cuestión ecológica no se limita al clima, sino que afecta a las capas freáticas, que corren un grave riesgo por la explotación no convencional. Además, la producción de paneles fotovoltaicos, torres eólicas o baterías avanzadas ejerce la presión del clima sobre las minas, exigiendo la extracción masiva de tierras raras y otros minerales altamente contaminantes para su explotación. Y aún no he tocado el tema de la interferencia política en estos países y el gran problema de la desigualdad social.

RP: Por su parte, los refinadores de Grandpuits están en huelga para mantener los puestos de trabajo, pero también por una verdadera transición ecológica que no vaya en detrimento de los trabajadores y que esté a la altura de lo que está en juego. Han forjado una alianza sin precedentes con organizaciones medioambientales como Amigos de la Tierra y Greenpeace. ¿Cómo ve este proyecto de transición ecológica "desde abajo" en contraposición al "greenwashing" de Total?

AD: Mientras el objetivo de Total sea pagar enormes dividendos a un accionariado internacional vertiendo en los mercados tantos productos energéticos como sea capaz de demandar, los trabajadores comprenderán que se está jugando con ellos, que más allá de la retórica, se les está convirtiendo en peones de un vasto juego de intereses extranjeros. Cuando Patrick Pouyanné dice sobre la conversión de Total a la electricidad producida a partir del gas natural: "No habrá una gran noche, el mundo nunca será 100% energía renovable. En primer lugar, porque son energías intermitentes, pero la gente necesita electricidad todo el tiempo, y la electricidad es difícil de almacenar. Por lo tanto, necesitamos los combustibles fósiles", afirma, señalando que los intereses de la empresa en un mercado que domina tienen continuamente prioridad sobre algunos cambios sustanciales en nuestro estilo de vida. Según este planteamiento, quienes trabajan en las obras no pueden aceptar seguir siendo las variables de unas ecuaciones cuyo significado se les escapa fatalmente.

RP: En general, Total es una empresa multinacional que opera en todos los continentes. Como la producción de bioplásticos en Tailandia, el proyecto Tilenga en Uganda, y la extracción prácticamente por todo el mundo, con ingresos netos en 2019 superiores al PIB en algunos países como el Congo y Ruanda. ¿Podría repasar las características de este gigantesco grupo? Cuatro años después de la publicación de su libro "De quoi Total est-elle la somme? ", ¿ve algún cambio?

AD: Total nació al mismo tiempo que este siglo en su forma actual. Es la fusión de tres grandes entidades, cada una de las cuales ha desarrollado su propia experiencia particular. La Compagnie Française des Pétroles, antecesora directa de Total, se especializó primero en el desarrollo de cárteles en Oriente Medio, tratando con entidades más grandes de Estados Unidos y el Reino Unido. Durante mucho tiempo, Elf fue una criatura de las autoridades políticas francesas que actuaba de forma encubierta en África a la manera de un Estado dentro del Estado, para dotarse de paquetes legales que satisficieran su monopolio en las regiones petroleras de África. A finales de siglo, mientras el Estado privatizaba estas entidades a trompicones, PetroFina, finalmente, promovió su acceso al capital financiero internacional. Este monstruo de tres cabezas se desarrolló por primera vez con figuras de la historia de los componentes del grupo. Hoy, el principal accionista de Total es Blackrock, el agresivo fondo de inversión de Larry Fink. El propio Total opera principalmente en inglés. La diversificación de sus actividades y el traslado de sus operaciones de Francia a Arabia Saudí, por ejemplo, atestiguan una completa emancipación de la relación con su pasado. Este último se invoca estrictamente con fines folclóricos.

RP: En el mismo libro, usted recuerda la historia de los estrechos vínculos entre Total y el Estado francés. Al mismo tiempo, considera que habría una potenciación de la multinacional, que dejaría de ser francesa. Sin embargo, recientemente en Mozambique, Patrick Pouyanné sugirió claramente una intervención militar francesa y occidental bajo el pretexto de la lucha contra los grupos yihadistas, y en relación con las operaciones de gas en las que el grupo ha invertido. ¿No sigue habiendo un solapamiento entre los intereses de los Estados nacionales y los intereses de las multinacionales? ¿Cómo se articulan estos dos tipos de intereses?

AD: La complacencia de la República Francesa con el grupo Total es absolutamente injustificada desde que la multinacional se privatizó por completo y se administró al margen de cualquier consideración francesa. No es Total la que es francesa, sino Francia la que se ha dejado totalizar. Asistimos a escenas embarazosas a escala mundial, por ejemplo cuando, al final de una reunión entre Vladimir Putin y Patrick Pouyanné, este último es citado diciendo en un comunicado oficial del Kremlin: "Aunque Total es una empresa privada, es la mayor empresa francesa y en cierto modo representa al propio país. " O en 2016: "Nuestra nacionalidad existe. Somos los únicos "jefes" no anglosajones. Francia es miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU. Y nuestra actividad petrolera y gasística es vista por los países productores como un área de soberanía. Total participa y se beneficia de las relaciones de Francia con estos países." No parece haber ninguna resistencia entre la voluntad de la empresa y la del país. Cabe preguntarse si la reciente intervención de Francia en Malí no tiene nada que ver con el hecho de que Total pretenda proteger un permiso de explotación de 12.500 kilómetros cuadrados de la cuenca de Taoudéni y de Mauritania, en particular. Pero esta fusión simbólica entre la República y Total sólo puede explicarse por razones atávicas, y por una red de influencia extremadamente estrecha entre la República, que ve continuamente cómo altos funcionarios, diplomáticos y ex ministros dejan la función pública por Total y, a la inversa, empleados de Total se incorporan al aparato del Estado. Estos juegos de puertas giratorias son interminables y muy preocupantes.

RP: En su libro pinta un panorama sombrío de multinacionales con un poder devastador e incontrolable. Los refinadores de Grandpuit insisten en la capacidad de los trabajadores para crear un equilibrio de poder con la empresa, con todas las dificultades que ello implica. El hecho de que Total atente contra los intereses de los que necesita para producir a diario, como en Grandpuits, ¿no abre interesantes vías de reflexión sobre la resistencia a las multinacionales?

AD: Se imponen dos enfoques complementarios. Una, la crítica, consiste en pensar en un problema sin obligarse a limitar los términos a consideraciones pragmáticas; simplemente enunciar los problemas con el mayor rigor posible, independientemente de su alcance y de la evidente incapacidad de resolverlos todos a la vez. En este sentido, parece que las multinacionales se han convertido en poderes soberanos capaces de hacer coincidir las legislaciones nacionales y de influir en el curso histórico de los acontecimientos. Esto puede parecer desalentador, pero son precisamente los desafíos desalentadores los que exigen la necesidad de una política. La política no se hace para agilizar el día a día, sino para abordar precisamente aquellos problemas que son grandes y requieren una gran creatividad. Por lo tanto, otro enfoque debe ser pragmático y tratar de forzar la retirada del Frankenstein en la que se está convirtiendo una corporación multinacional. A través de una huelga, de una movilización por el "deber de cuidado" en la Asamblea Nacional, de una demanda que lleve a la comprensión pública de la complacencia de Total en Myanmar con respecto a los derechos humanos, un pueblo puede lograr un progreso real. Según este enfoque pragmático, hay mil maneras de hacer frente a este monstruo que se ha vuelto en gran medida ingobernable.

TRADUCCIÓN: Ana Dom

* Artículo publicado originalmente en Révolution Permanente






Temas relacionados

Medio ambiente   /   Ecología y medioambiente Suplemento   /   Révolution Permanente   /   Total   /   Huelga   /   Francia   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO