Cultura

Aniversario

Treinta años sin Miles Davis, la revolución del jazz

Un 28 de septiembre de 1991 se apagaba definitivamente la vida de uno de los compositores y trompetistas más relevantes, innovadores e influyentes de la historia de la música. Con ustedes, el gran Miles Davis.

Meke Paradela

@mekepa

Martes 28 de septiembre

Su nombre es sinónimo de música, aunque no sepamos muy bien sobre qué ritmo en particular. Es el de aquellas personas que lograron traspasar la frontera de las décadas para todavía ser una gran influencia y haberse coronado como uno de los cinco grandes del jazz con figuras como Duke Ellington, Louis Armstrong, John Coltrane y Charlie Parker. En 50 años de carrera la vanguardia fue su principal característica, pero su vida también estuvo signada por los excesos.

El bebop, el cool, el hard bop, el jazz modal y el jazz fusión en relación con distintos ritmos como el rock, la psicodelia, el flamenco, la electrónica y el hip-hop fueron algunos de los ejemplos que mostraron la constante evolución de su música. Con los vientos de cambio como motor principal, Davis nació en el seno de una familia de clase media norteamericana a fines de mayo de 1926 y antes de los 20 años ya tocaba con Charlie Parker y Dizzy Gillespie.

A medida que fueron pasando los años, su crecimiento como jazzista en los distintos grupos que conformó fueron demostrando su dominio del bebop. Una de las grandes oportunidades vendría de la mano del noneto que tenía una sección de vientos que era desconocida para la época y con la realización de doce temas, que luego fueron editados en un disco bajo el nombre Birth of Cool. Tras su éxito en un festival de Jazz en Newport, en 1955 "las cosas comenzaron a suceder", tal como él mismo lo explicaba. Comienza a conformar sus propios quintetos, con los que editó cuatro álbumes y luego pasa a firmar contrato con Columbia.

Tras la adicción a la heroína que complicó parcialmente su carrera y la posterior rehabilitación, a fines de los 50s Miles Davis comienza a experimentar con el jazz modal de la mano de Bill Evans, un músico caucásico que tenía una formación clásica. Es de esta manera que llega a su nueva grabación, Kind of Blue, que se convirtió en un éxito del jazz modal y en el más popular de toda su carrera, con unas ventas superiores a los dos millones de copias. John Coltrane, Bill Evans, Wynton Kelly, Paul Chambers, Jimmy Cobb y Cannonball Adderley fueron los músicos que tocaron junto a Davis.

Luego de colaboraciones con figuras como Herbie Hancock, Dave Holland, John McLaughlin, Chick Corea, Joe Zawinul y George Benson, a fines de los 70’ informa su retiro ante una supuesta falta de inspiración cuando la realidad fue que los excesos y la adicción a la cocaína se habían ya convertido en parte protagonista de su vida. En el medio tuvo un accidente de tránsito que lo dejó con secuelas hasta que durante la década de los 80 nuevamente retomó la actividad con el álbum The Man with the Horn. Finalmente, el 28 de septiembre de 1991 falleció como consecuencia de un ACV y una neumonía a los 65 años.

Excéntrico, irascible, mujeriego, amante de los excesos y el uso de armas de fuego, Davis fue un producto de la violencia doméstica que vivió en su infancia y de las diferencias raciales que, en muchas ocasiones, sintió en carne propia. El sonido de su trompeta es característico por el uso de la sordina de acero Harmon, que generaba un estilo más personal e íntimo a sus interpretaciones y todos estos sentimientos junto con la permanente necesidad de cambio los volcó de forma magistral en su música. Al día de hoy, sigue siendo una referencia indiscutida y su influencia sigue estando presente.






Temas relacionados

Miles Davis   /   John Coltrane   /   Charlie Parker   /   Música   /   Jazz fusion   /   Jazz   /   Música   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO