Mundo Obrero Estado Español

GALICIA TRABAJADORES HOSPITAL

Un paso adelante en la lucha por la sanidad pública en Galicia

La primera asamblea del colectivo SOS Meixoeiro reune a trabajadores y usuarios del hospital para la lucha unificada por una Sanidad Pública.

Jacobo A. García

@Jacobscarface

Viernes 29 de enero de 2016 | 22:55

Foto: ID / Jacobo García

Un centenar de trabajadores se reunieron en el Hospital Meixoeiro, en una asamblea convocada por el colectivo SOS Hospital Meixoeiro. La asamblea, convocada el miércoles 27 de enero ha sido una reunión abierta que constituyó la asociación SOS Meixoeiro, cuyo principal objetivo es la reapertura de todas las plantas, del servicio de Urgencias y la puesta en funcionamiento de los quirófanos. La historia se remonta años atrás, cuando en la ciudad de Vigo se fueron desmantelando los hospitales públicos, en beneficio de la principal clínica privada POVISA, así como otras menores.

La forma en que esto sucede es sencilla pero planificada. Los servicios sanitarios se empeoran conscientemente por las instituciones de forma gradual, que reducen medios y personal, para luego justificar la falta de “rentabilidad” de la Sanidad pública y derivar a los pacientes a la Sanidad privada o de gestión público-privada. Los costes adicionales derivados de pagar el beneficio a estas empresas concesionarias son sufragados por el Estado, que obtiene mayor justificación para cargar contra el sistema de salud.

La respuesta obrera y popular ha crecido en tiempos recientes, con la gran manifestación del 3 de Septiembre en Vigo con más de 200.000 personas. Además, de la lucha que realizaron los celadores y el colectivo de limpieza en los últimos meses.

En la asamblea tuvo lugar un acalorado debate por parte de usuarios, trabajadores de distintos colectivos dentro del ámbito de la sanidad, miembros de organizaciones políticas y sindicales, entre los cuales estaba un alcalde de un ayuntamiento cercano afectado por el problema del cierre del Meixoeiro, delegados sindicales, miembros de la Junta de Personal algunos estudiantes.

Se aprobó la recogida de firmas para la reapertura del Hospital Meixoeiro. La primera acción va a ser enviar escritos para exigir a la dirección la completa reapertura del Hospital Meixoeiro. En caso de que en un plazo de 10 días no haya respuesta o sea negativa, se llevaran a cabo nuevas movilizaciones aprobadas en asamblea. Se buscarán contactos con organizaciones políticas y otros colectivos para que muestren su apoyo al nuevo colectivo contra la privatización de la Sanidad pública.
La recogida de fondos para sufragar los gastos de propaganda se realizará de forma colectiva entre todos los participantes que puedan aportar una pequeña cantidad. La fórmula legal adoptada será la de asociación.

Se debatió también la posibilidad de exigir responsabilidades penales a los políticos dirigentes de las políticas privatizadoras que se están llevando muchas vidas por delante. Esto ha llevado a la pésima situación de la Sanidad en Vigo, con una de las más altas listas de espera en el Estado español, con un exceso de carga de trabajo monumental en muchos sectores, una reducción del personal y de medios, y una reducción de la calidad del servicio en general fruto de la progresiva privatización de servicios, tanto sanitarios como no sanitarios.

Posteriormente se procedió a la elección de cargos de la Junta Directiva, con un mandato de un año. La Junta Directiva constará de varios representantes de los distintos sectores laborales (limpieza, celadores, enfermería, auxiliares), un representante de la CGT participante del Colectivo de Movimientos Sociales de Vigo, una usuaria que tuvo una intervención muy combativa, y un estudiante miembro de la “Comisión de Apoio a Loitas obreiras” de reciente creación en el seno de la nueva organización estudiantil “Asembleas de Base”. Todos ellos impulsarán labores de coordinación y otras tareas para intensificar la lucha contra el cierre del Hospital.
Hablaron representantes de la Junta de Personal, asociados a las cúpulas de CCOO en el sector, que están integrados en otra plataforma llamada SOS Sanidade Pública. Propusieron que era necesario realizar un diagnóstico para reevaluar el modelo de gestión sanitaria en Vigo. El problema fue cuando expresaron que no estaban de acuerdo con la reapertura del servicio de Urgencias en el Meixoeiro, una de las principales demandas del movimiento en su conjunto. Las reacciones por parte de los trabajadores no se hicieron esperar, con varias intervenciones criticando la postura débil y hasta cobarde de las cúpulas sindicales en los últimos años y su carácter oportunista y de remolque del movimiento.

Los trabajadores que esgrimieron mayores críticas a la burocracia sindical fueron los más comprometidos con la lucha, son conscientes de que no hacen todo lo que deben, y se suman a la autoorganización de los trabajdores solamente cuando no son capaces de dirigir burocráticamente la movilización social. Una dirección burocrática, que por activa o por pasiva, acaba por dar un carácter corporativista y no de unión de las luchas, y por derrotar al movimiento contra la privatización. El mismo desarrollo de esta lucha es un paradigma del rol que juega la Junta de Personal en este conflicto. En un principio ellos ya habían asumido como casi imposible las victorias que posteriormente los celadores consiguieron con movilización y los encierros independientes.

Además, la última concentración de la Junta de Personal en el hospital Alvaro Cunqueiro se suspendió por falta de asistencia, en absoluto contraste con la gran afluencia de esta asamblea. En palabras de un trabajador: “Si la gente no va a vuestras concentraciones será que ya no confía en vosotros.”

Creemos que la forma de conseguir una gran victoria, como la que demostró la Marea Blanca en Madrid es exigiendo o imponiendo a las cúpulas sindicales que apoyen todas las reivindicaciones de los trabajadores y convoquen huelga. La alta participación en esta asamblea y la presencia de miembros de numerosos colectivos sociales abre un escenario donde es posible recuperar el sindicalismo de unas direcciones acomodadas y acostumbradas a realizar concesiones a la dirección.
La idea clave que salió de esta reunión fue que la principal forma de lucha debe ser la movilización social, con toda clase de métodos como pueden ser concentraciones, encierros, huelgas, charlas informativas, etc. Además, también se relataron allí los problemas en las condiciones laborales de los trabajadores, entre los que se incluyen una alta movilidad, excesiva carga de trabajo, falta de medios, falta de personal.
Una enfermera que trabajaba anteriormente en otro centro sanitario, Nicolás Peña, protestó por el exceso de trabajo en el Hospital alvaro Cunqueiro, donde dos enfermeras tienen que atender a 30 enfermos y no se respeta el ratio personal/pacientes.

Un representante de la CGT invitó a la asamblea a colaborar con la Asamblea de movimientos sociales de Vigo, que organiza charlas, coloquios, y acciones conjuntas con el objetivo de generar solidaridad entre los distintos sectores en lucha. Un trabajador de la limpieza manifestó la voluntad del colectivo de limpieza de apoyar la lucha contra el cierre del Hospital, a la vez que ellos pudieran sumar apoyos ante sus demandas sobre la falta de personal, ya que se trata de una empresa privada, sin ninguna gestión que dependa del SERGAS, el servicio de salud gallego.

Concentración el Jueves 28 de Enero

Al día siguiente, jueves 28 de enero, se convocó desde la Junta de Personal una concentración en la entrada del Hospital Meixoerio. La asistencia fue de más de 150 personas y el colectivo SOS Meixoeiro participó en ella con su propia pancarta, por la reapertura del Hospital y la mejora de las condiciones laborales. Una vicepresidenta de la Junta de Personal intervino haciendo hincapié en las pocas diferencias que los separaban del nuevo colectivo, pero olvidando mencionar la importante divergencia ante la demanda de reabrir o no Urgencias en el Hospital Meixoeiro. Consideramos que la unidad de la lucha deberá ser dirigida por los trabajadores en asamblea, no por los caprichos de la burocracia sindical que convoca sin tener en cuenta las necesidades concretas del movimiento en cada momento. Además, las numerosas concentraciones, sin demasiada preparación previa acaban por enfriar el ritmo de la lucha, y no obtienen sus propósitos. Por tanto, es necesaria una mayor coordinación y organización entre los trabajadores y con otros colectivos, para realizar movilizaciones realmente exitosas.

Es una buena noticia que los trabajadores más combativos hayan dado el paso de abrir el proceso de lucha contra la privatización junto al resto de sectores en lucha y los usuarios que sufren las consecuencias. Permite una mayor coordinación de los distintos conflictos y además generar un gran movimiento contra la privatización de la Sanidad y los servicios públicos en Vigo. Aún quedan muchas incógnitas sobre los métodos a seguir para conseguirlo, así como de cuestiones organizativas, pero los trabajadores con el apoyo de otros sectores, y de forma independiente a la burocracia sindical, podrán dotarse de las herramientas que nos lleven a una gran victoria en este asunto.






Temas relacionados

Mundo Obrero Estado Español   /   Galicia   /   Sanidad Pública   /   Trabajadores sanidad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO