Juventud

CORONAVIRUS

Vuelta a clase sin medios y congelados

La falta de medidas de protección, tanto para alumnos como trabajadorxs y que la estamos sufriendo desde el inicio de curso por el impacto de la covid, se ha visto agravada por las consecuencias del temporal “Filomena” y la ola de frío intenso que azota gran parte del país.

Jorge Calderón

Historiador y Profesor de Secundaria, Zaragoza

Miércoles 13 de enero | 16:46

Vuelta a las aulas tras la Navidad, sin medias y con temperaturas extremas

El paso de esta borrasca y de la ola de frío prevista para los días posteriores ha coincidido con el retorno de los y las estudiantes a los centros educativos después de las vacaciones de navidad. Un retorno que se enmarca en medio de la tercera ola de la pandemia de la COVID-19. El protocolo para los centros educativos es que las ventanas de las aulas deben abrirse entre diez y quince minutos antes de que terminen las clases para ventilar. Pero las gélidas temperaturas que hay previstas para estos días en casi todo el país preocupan a los padres, alumnos, profesores y sindicatos.

Estamos hablando de dar clase con temperaturas inferiores a los 12 grados. Las redes estos días se están llenando de imágenes de termómetros en las aulas que marcan 10º, 8º e incluso 6º grados. Esto, además de ser un claro riesgo para la salud, tanto para el alumnado como para los trabajadores y trabajadoras de la enseñanza, es una absoluta ilegalidad. La ley Riesgos Laborales obliga a que en los centros de trabajo se encuentren a una temperatura de entre los 17 y los 27 grados.

Para combatir el frío, los estudiantes tienen que ponerse varias capas de ropa: calcetines de nieve, mallas, camisetas térmicas... En estas circunstancias es imposible dar clase con normalidad, porque el estudiante está más preocupado, como es normal, de no pasar frío que de la explicación del docente. Eso en el interior, porque debido a Filomena, en el exterior de muchos colegios e institutos la situación no es mucho mejor.

Los servicios de limpieza no han podido retirar toda la nieve que poco a poco va convirtiéndose en hielo, lo que dificulta el trabajo de los operarios municipales. Incluso, en lugares como Zaragoza, los y las trabajadores de las escuelas municipales fueron obligados a ir trabajar este pasado lunes y martes, poniendo en grave riesgo su salud e integridad física. Todo ello mientras, para evitar precisamente estos riesgos, el resto de los centros educativos de la comunidad permanecían cerrados.

Presencialidad total, pero ¿a qué precio?

A todo esto, se suma, que en pleno temporal y también en plena tercera ola de la pandemia, la mayoría de las comunidades, como Aragón, quieren recuperar ya la presencialidad total en las aulas. Evidentemente, desde el punto de vista académico es una medida positiva, La educación semipresencial aplicada, desde el inicio del año académico a cursos como 3º y 4º de secundaria y 1º de bachillerato se ha demostrado un absoluto fracaso por la falta de medios y por la falta de inversión por parte de las administraciones para eliminar esta brecha digital entre familias. La brecha digital, es decir la falta de acceso de muchas familias a internet o a medios informáticos, que en el Estado alcanza casi al 20% del alumnado, y sobre todo el nulo interés en poner los recursos técnicos e informáticos para remediarlo, les hacen tomar esta decisión.

Como docente, evidentemente, siempre es preferible el poder dar clase de forma presencial que a través de una pantalla de ordenador. Sin embargo, esto hay que hacerlo siempre que se pueda desde el punto de vista sanitario y siempre, por supuesto, que se pongan los medios necesarios para que esto no conlleve ningún riesgo de contagio ni para él o la docente ni para el alumnado.

Esto, por desgracia, según lo anunciado tanto por el gobierno central como por los diferentes gobiernos autonómicos, no se va a dar.

Es imposible que con la falta de espacios en los centros y con clases con 23 alumnos o más se puede garantizar la distancia de seguridad. Si a esto le sumamos la falta de cualquier medio de ventilación y regeneración del aire que obliga a tener las ventanas siempre abiertas, con las temperaturas gélidas que describimos antes, el retorno a las aulas se convierte en un auténtico disparate.

¡No jueguen con nuestra salud! Por una vuelta a clase con los recursos y las medidas de protección sanitarias

Todas las medidas tomadas solo son “parches”. Hablamos de una verdadera “huida suicida hacia adelante” que pone en grave riesgo a toda la comunidad educativa. Como no se quiere invertir el dinero en poner los recursos y las medidas de protección sanitarias necesarias, decimos que se puede volver a clase con toda “normalidad”, ya ni siquiera hablan de una nueva, y que ocurra lo que tenga que ocurrir.

¿De verdad vamos a consentir que se ponga el riesgo la salud de los más vulnerables cuando vemos que en otros ámbitos, como el fútbol profesional de élite se ponen todas las medidas de protección sanitarias para evitar el contagio, por mero interés económico? ¿Acaso vale más la vida de un futbolista que la de un estudiante o un docente? Para el gobierno la respuesta es clara, Sí.

Por todo ello exigimos, la inversión necesaria para ello. Es necesario incrementar la plantilla docente un 33% (5.151 millones). Un total de 165.191 docentes (unos 30.000 maestros y maestras de educación infantil, 70.000 de primaria y 65.000 profesoras y profesores de secundaria) de diferentes especialidades y cuerpos, serían necesarios para poner en marcha desdobles, apoyos y refuerzos. A esto habría que sumar la ampliación o creación de nuevos espacios para la docencia, en muchos casos, multiplicar por dos el número de aulas. Sin embargo, el Gobierno solo va a destinar 2.000 millones para Educación dentro del fondo de 16.000 millones aprobado para las. CC.AA.

También exigimos la mejora de los protocolos de ventilación, la adquisición de filtros de aire para evitar la ventilación natural con temperaturas bajo cero, y por último la instalación. filtros HEPA y medidores de CO2 en las aulas.

Todo esto para que tanto lxs trabajadorxs docentes y no docentes de los centros educativos como los alumnxs puedan volver a las aulas con total seguridad.






Temas relacionados

Covid-19   /   Pandemia   /   Coronavirus   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO