Política Estado Español

EDUCACIÓN Y COVID

Vueltas a las aulas en sexta ola de covid sin permisos para cuidar, refuerzos y menos derecho a cuarentena

La vuelta a las aulas presencial acordada por Gobierno y las Comunidades Autónomas llega con más de un millón de contagios nuevos en las últimas dos semanas y sin refuerzos en el sistema educativo ni sanitario.

Lunes 10 de enero | 12:30

Para esta vuelta presencial a las aulas la cuarentena para un aula se restringe a cuando haya al menos cinco casos de covid o afecte al 20% de los alumnos, durando siete días o menos.

Además, Andalucía y Madrid eliminaron las cuarentenas de clases enteras de primaria e infantil. Catalunya también decidió que elimina las cuarentenas en educación primaria y en secundaria se hace cuarentena si hay 5 positivos por clase, salvo los alumnos que tengan pauta completa o hayan pasado el covid en los últimos tres meses.

Se mantiene la rebaja de 10 a 7 días de la cuarentena, así como tampoco habrá reducción de ratios en las clases, ni desdobles, ni contratación de refuerzo en centros educativos ni hospitales. Igualmente los permisos para cuidar menores o dependientes que hayan dado positivo siguen sin llegar.

Para estudiantes que, por contagio o cuarentena no pudieran presentarse a una prueba, desde Universidades aún no se ha concretado un plan, pudiendo quedar al libre albedrío de cada universidad, que obtienen un ingreso el doble de grande al hacer una segunda matrícula de una asignatura.

En las últimas dos semanas al menos 1.200.000 personas más se habrían contagiado, un dato a la espera de conocer los contagios desencadenados durante las fechas navideñas y sesgado por la falta de recursos y personal. Este es el momento de mayor presión hospitalaria, pero en el que Sánchez anunciaría a través de la Cadena Ser que se dejarían de contabilizar los casos, para pasar a un modelo de vigilancia “centinela”, reduciendo el rastreo a ámbitos de riesgo. Sin embargo, debido a la saturación del sistema sanitario, el rastreo ya venía siendo muy inferior a la realidad de los contagios.

A pesar de rondar los 20 meses de situación pandémica, la situación del sistema de salud en todos sus áreas - desde el rastreo, laboratorios, la atención primaria y la red hospitalaria – sigue siendo de saturación por falta de personal, teniendo en cuenta el despido en otoño de 60.000 sanitarios con “contratos covid” en los hospitales, el cierre de plantas y reducción de camas en la sanidad pública en los años anteriores.

Los recortes en educación pública no se revirtieron, como es el caso de la subida de ratios por aula que no ha sido frenada. De este modo, los centros educativos son espacios donde es difícil mantener distancia social, como sucede también en el transporte público.

La situación se agrava al no haberse dado la construcción de nuevos centros educativos y más aulas, contratación del personal necesario en educación para el desdoble de grupos, entre otras medidas. En lugar de ello en los momentos que ha habido cierre de aulas o de centros al completo, el coste social de los confinamientos ha recaído sobre las familias, acentuado por la brecha digital y las cargas laborales y de cuidados.

Por otra parte, en esta ola los sanitarios de atención primaria se encuentran realizando trámites burocráticos una gran parte del tiempo debido al aumento de tramitaciones de bajas laborales, que así mismo crecen entre las plantillas constantemente expuestas al contagio. Sindicatos médicos denuncian desde hace meses la falta de medios necesarios y piden acciones inmediatas entre las que se encuentra la contratación de personal de todas la categorías.

El aumento de emergencia de los presupuestos de salud y educación, así como del personal sanitario para poder garantizar la vacunación y evitar el colapso de los hospitales, en base a impuestos extraordinarios a las grandes fortunas, son otras medidas urgentes.

De igual modo, hace falta la intervención estatal inmediata de todas las farmacéuticas y laboratorios, para ponerlos bajo control de los profesionales de la salud. Poniéndolos al servicio de planes racionales de producción y distribución de vacunas y testeos, en la perspectiva de nacionalizar estas empresas bajo control de sus propios trabajadores, junto con los recursos de la sanidad privada.






Temas relacionados

Covid-19   /   Pandemia   /   Coronavirus   /   Política Estado Español   /   Educación   /   Salud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO