Internacional

Tercer mandato

¿Xi Jinping emperador de China al frente del Partido Comunista?

La idea de Xi sobre un futuro de China conducido por él mismo podría hundir las aspiraciones imperiales del burócrata del PCCh en la vorágine de la crisis mundial.

André Barbieri

@AcierAndy

Viernes 12 de noviembre | 23:33

El 24 de agosto, Xi Jinping, líder supremo del Partido Comunista de China, visitó un retiro de verano imperial en Chengde, en las frescas colinas boscosas al norte de Beijing. El sitio visitado, el Templo Puning, fue erigido en honor al emperador Qianlong, uno de los gobernantes más longevos de la China imperial (entre 1736 y 1795), que marcó el apogeo de la Casa de Manchus. La admiración de Xi por el ex monarca Qing es notoria. Después de ser rehabilitado en la década de 1990, en el apogeo del proceso de restauración capitalista encabezado por el PCCh, Qianlong llegó a ser reconocido por la burocracia de Beijing como un "constructor de la nación", que centralizó el gobierno, reprimió las revueltas locales y unificó a China a través de un plan de desarrollo a largo plazo.

No es raro que las burocracias de origen estalinista muestren su aprecio por los imperios nacionales del pasado: en la URSS, diferentes ocupantes del Kremlin estalinizado después de la Segunda Guerra Mundial (además del propio Stalin) mostraron afecto más o menos abierto por Pedro el Grande y el imperio de los zares. Pero en la China actual, la admiración va más allá de las anécdotas históricas de grandeza nacional. Xi Jinping quiere un imperio de por vida para sí mismo y da pasos firmes a través de la burocracia para conseguirlo en el XX Congreso.

Esta semana, el Partido Comunista de China aprobó su primera "resolución histórica" ​​en 40 años, un hecho que probablemente allanará el camino para que Xi Jinping permanezca en el cargo hasta al menos 2028. La resolución, solo la tercera adoptada desde 1945, declaró que el liderazgo de Xi fue "la clave para el gran rejuvenecimiento de la nación china", según un resumen publicado por la agencia oficial de noticias Xinhua.

Este nuevo pilar de la historia moderna de China, el fortalecimiento del país y su postura agresiva en el escenario internacional, sería una realidad “no factible” sin la actuación del actual líder. Xi Jinping, al considerar la sesión plenaria, había "resuelto muchos problemas que [el PCCh] no ha podido resolver durante mucho tiempo, a pesar de su intención de hacerlo". En un movimiento inusual, Hong Kong fue mencionado en el comunicado, donde se señaló que el PCCh "promovió con éxito el gran cambio del caos al gobierno", imponiendo una serie de medidas que aseguraron que Hong Kong y Macao fueran gobernados por "patriotas".

La declaración también marcó que el Partido se opone firmemente al separatismo y la intervención extranjera de Taiwán (obviamente en referencia a los Estados Unidos), y que ha tomado la iniciativa de ocuparse de las relaciones entre ambos lados del Estrecho. Aunque no se menciona, el comunicado se basa en la modernización de las fuerzas armadas chinas y en la creciente capacidad nuclear de China, como se verifica en las pruebas de misiles hipersónicos, calificados por Washington como algo cercano a un “momento Sputnik” (en referencia al lanzamiento que realizó la URSS en 1957 del satélite Sputnik, hecho que marcó el liderazgo ruso en la “carrera espacial” con Estados Unidos).

Xi ya había hecho movimientos similares para reforzar su poder al final de su primer mandato. Un plenario del Comité Central a fines de 2016 lo declaró "el núcleo" de la dirección del partido. A principios de 2018, obtuvo la aprobación del PCCh y del Parlamento para eliminar el límite de dos mandatos de la presidencia, lo que podría permitirle permanecer en el poder de por vida.

El Comité Central normalmente celebra una sesión plenaria por año a la que asisten sus 370 miembros titulares y suplentes; en esta ocasión, la sesión tuvo lugar en un hotel militar en las afueras occidentales de Beijing. Es la penúltima reunión, y la más importante, antes del XX Congreso del Partido programado para octubre o noviembre del próximo año. "El Comité Central llama a todo el partido, a todo el ejército y a las personas de todos los grupos étnicos a unirse en torno al Comité Central con el camarada Xi Jinping como núcleo, para poner en marcha la nueva era del socialismo con características chinas", afirma el texto. “Estamos convencidos de que el Partido Comunista y el pueblo chino ampliarán las grandes glorias y victorias de los últimos cien años con glorias y victorias aún mayores en el nuevo camino que nos espera en la nueva era”, concluye el comunicado.

La razón de la resolución especial, que respaldaría la ruptura del ritual de dos mandatos de cinco años para cada líder chino, es la importancia personal de Xi en el rejuvenecimiento de la nación. Según el texto oficial de la resolución, Xi "presentó una serie de ideas, pensamientos y estrategias nuevas y originales sobre la gobernanza nacional, en torno a los principales temas de nuestro tiempo". Su ideología sería parte de la “esencia” cultural del país; el presidente de la nación y "núcleo" del partido también demuestra "gran coraje político y un gran sentido de responsabilidad", agrega el texto. En total, el nombre de Xi Jinping se menciona en 17 ocasiones; Mao Tse-Tung, el "Gran Timonel" que dirigió al PCCh en la fundación de la República Popular en 1949, es mencionado siete veces. Deng Xiaoping, quien en la línea de sucesión de la burocracia allanó el camino para la restauración capitalista con las reformas de apertura en 1978, es mencionado solo 5 veces. Los predecesores inmediatos de Xi, Jiang Zemin y Hu Jintao, se mencionan solo una vez.

Mao y Deng, los dos líderes más venerados de la jerarquía burocrática, utilizaron resoluciones similares para asegurar su control del poder en 1945 y 1981 respectivamente. En 1945, Mao justificó una purga de sus enemigos culpándolos de errores pasados ​​para posicionarse como el líder indiscutible. En 1981, la resolución de Deng decía que Mao había cometido graves errores y que la Revolución Cultural de 1966-76 fue un "grave error" al abrir el camino a una situación caótica en el país. Recordemos que Deng había sido exiliado como parte de la Revolución Cultural que la facción de Mao lanzó con el objetivo de recuperar prestigio tras el fracaso del Gran Salto Adelante. Al criticar a Mao, aunque con cautela, Deng recuperó el apoyo público y procedió a llevar a cabo reformas pro-capitalistas.

Tanto Hu como Jiang presidieron las transiciones de poder pacíficas y ordenadas, con sus sucesores identificados con cinco años de anticipación. Sin embargo, se espera que Xi prescinda de esta tradición y asegure un tercer mandato de cinco años como secretario general del partido a fines del año próximo. Xi no identificó un sucesor al comienzo de su segundo mandato en 2017 y su tercer mandato como presidente comenzaría en marzo de 2023.

Al declarar que "el gran rejuvenecimiento de la nación china ha entrado en un proceso histórico irreversible" bajo el liderazgo de Xi, el PCCh lo puso efectivamente al nivel de Mao y Deng, eclipsando a sus predecesores Hu Jintao y Jiang Zemin. Los liderazgos de Mao y Deng se presentaron como etapas preliminares esenciales antes de que comenzara la "nueva era" de Xi: Mao ayudó al pueblo chino a "levantarse" después de un siglo de humillación por parte de potencias extranjeras. Deng puso a China en el camino de "enriquecerse" después de siglos de pobreza. Ahora Xi está ayudando a China a "fortalecerse".

Todo esto da una idea de la baja resistencia interna que ha enfrentado el actual secretario general del PCCh para prolongar su gobierno bonapartista. El año pasado, Xi montó una nueva ofensiva en medio de los problemas de la pandemia para silenciar a los críticos y aplastar a los rivales potenciales, purgando el aparato de seguridad, promoviendo aliados políticos y mostrando la fuerza del Partido, además de disciplinar a algunos de los grandes capitalistas del país (como Jack Ma, de Alibaba) a los designios de su majestad, ofreciendo a cambio toda la seguridad al crecimiento de sus ya multimillonarias ganancias a través de la política de "prosperidad común".

De hecho, la capacidad de Xi Jinping para asegurar un nuevo mandato sugiere que ha hecho añicos cualquier oposición significativa a la extensión de su mandato. Las purgas contra los opositores en la campaña anticorrupción, que se lleva a cabo desde 2012 en el PCCh y el Ejército Popular de Liberación, erosionaron las bases de opositores de alto nivel como Bo Xilai o Zhou Yongkang, Guo Boxiong o Xu Caihou. Si bien existen críticas de una llamada “ala izquierda” neomaoísta que quiere rescatar la figura de Mao, así como reservas de otra ala dengista que teme un regreso a las campañas ideológicas, es poco probable que sin fuertes saltos de la lucha de clases, la burguesía china retire su apoyo a Xi.

Como dijimos en otro artículo sobre el papel ideológico de Xi en el centenario del PCCh, el propio presidente actual busca unificar maoístas y dengistas dentro de su proyecto. Xi ya ha dicho que ni Mao ni Deng deben usarse para "negar" al otro. Como recuerda François Bougon, en "Dentro de la mente de Xi Jinping", en su discurso en la Escuela del Partido de Beijing, dirigido a los miembros permanentes del Comité Central del PCCh, Xi defendió que la historia del Partido debe considerarse en su conjunto, haciendo hincapié en que las épocas de implementación del socialismo y de reforma y apertura serían complementarias; no deberían estar separados entre sí, mucho menos opuestos. Xi no quiere una historia llena de errores y contradicciones, ni una que plantee preguntas sobre el gobierno unipersonal de China (algo que el PCCh considera que ha sido fatal para la disolución de la Unión Soviética).

La nueva resolución sugiere, después de todo, que China necesita que Xi cumpla sus objetivos a largo plazo, como transformar el país en una "nación socialista moderna" para 2035 y una "próspera" y "fuerte" para 2049, el centenario de la República Popular. Repitió la retórica agresiva sobre Taiwán, cuya persistente autonomía de China ha sido un punto delicado para todos los líderes desde Mao. Aunque con palabras diferentes a las pronunciadas en el centenario del PCCh, no dejó de emitir otra alerta a Biden y a las potencias europeas que buscan un frente anti-China. En ese momento, el líder chino dijo que quienes quisieran frenar los objetivos de la nación y amenazar su soberanía “se romperán la cabeza contra una Gran Muralla de acero, forjada a partir de la carne y la sangre de más de 1.400 millones de chinos”.

Asegurar un tercer mandato es un paso más en la carrera de un burócrata que quiere entrar en el panteón de la historia moderna de China, colocando al país como un actor principal en los espacios de acumulación de capital con Estados Unidos, y un factor determinante del camino que tomará el mundo en el Siglo 21.

En noviembre de 2012, Xi Jinping fue elegido para los puestos de secretario general del Partido Comunista de China y presidente de la Comisión Militar Central. Al año siguiente, fue elegido presidente de la República Popular China. Antes de eso, había ocupado cargos clave en el gobierno chino y el PCCh, incluidos cargos como gobernador de las provincias de Fujian y Zhejiang, secretario del partido en Shanghai, miembro del Comité Permanente del Politburó y vicepresidente de 2008 a 2013. También ocupó la posición clave de vicepresidente de la Comisión Militar Central de 2010 a 2012, que lo proyectó como el sucesor de Hu Jintao.

Desde que asumió el cargo, Xi se ha embarcado en una serie de reformas políticas en el país y en el extranjero. Sin embargo, es en las relaciones internacionales donde Xi ha dejado su huella más profunda, incluida una postura más agresiva en disputas territoriales como el Mar de China Meridional, y el lanzamiento de la visibilidad política, económica y militar internacional de China a través del proyecto Nueva Ruta de la Seda.

Pero las condiciones objetivas para un logro pacífico de un tercer mandato no parecen cooperar con Xi. La resolución llega en medio de la desaceleración de la economía china, una crisis demográfica y la concentración militar de Estados Unidos en Asia-Pacífico. La crisis de Evergrande obligó a Xi Jinping a darse cuenta de que el negocio inmobiliario ya no puede ser el principal motor de China, como lo ha sido durante los últimos 40 años, lo que es motivo de gran preocupación en el contexto de la crisis mundial. Después de 30 años en los que millones de trabajadores dejaron sus aldeas rurales para ir a las ciudades, la mayor migración en la historia de la humanidad ha disminuido sustancialmente. Esto cambia el panorama de la demanda de bienes raíces en China, responsable del mayor auge inmobiliario en la historia de la humanidad. La contracción de las ciudades y la reducción de la población está ligada al cambio en el patrón de crecimiento chino que a partir de 2008 pasó a centrarse en el mercado interno y en la producción de alta tecnología, alejándose de la dependencia de la inversión estatal en iniciativas industriales intensivas en mano de obra orientadas a la exportación.

Por lo tanto, múltiples fuerzas estructurales están operando en China, mucho más allá de la crisis de Evergrande, que no predicen aguas tranquilas para el barco de Xi Jinping. Algo similar sucedió en la China imperial de Qianlong. A fines del siglo XVIII, China dominaba más de un tercio de la población mundial, tenía la economía más grande del mundo y, por área, era uno de los imperios más grandes de todos los tiempos. Sin embargo, hacia el final de la vida de Qianlong, la economía china comenzó a declinar debido a la corrupción y el despilfarro en su corte y una sociedad civil estancada. Las medidas represivas contra las revueltas campesinas no pudieron cambiar el curso descendente de la dinastía Qing.

El mundo es mucho más complejo hoy de lo que era cuando el gobernante manchú anexó militarmente las regiones del Tíbet y Xinjiang. La idea de Xi sobre el futuro chino conducido por él mismo, podría hundir las aspiraciones imperiales del burócrata del PCCh en la vorágine de la crisis mundial.






Temas relacionados

Mao Tse Tung   /   Maoísmo   /   Partido Comunista de China (PCCh)   /   Xi Jinping   /   China   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO