Política Estado Español

ZARAGOZA

Zaragoza optará a tener una gran base logística militar ¿Son más militares lo que necesitamos?

El pleno municipal del Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado una moción de Vox para presentarse como candidatura para acoger la base, con los votos favorables de PSOE, PP, Cs y Vox. El proyecto de 351 millones lo justifican diciendo que generará 1.600 puestos directos, mientras servicios esenciales como la educación o la sanidad sufren la falta de medios y financiación.

Jaime Castán

@JaimeCastanCRT

Miércoles 3 de febrero | 17:55

En plena crisis de coronavirus nos metían diariamente ruedas de prensa con Fernando Simón, un policía, un guardia civil y un militar. Reflejo claro de cómo el Gobierno “progresista” iba a gestionar una pandemia sanitaria, no poniendo todos los medios disponibles al servicio de la salud y las necesidades básicas, sino a base de restricciones y de militarizar las calles, como el resto de gobiernos europeos capitalistas. Luego nos hemos enterado de que ese militar, el general Miguel Ángel Villarroya, Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), que no pintaba nada en una rueda de prensa, se ‘saltó la cola’ y se vacunó cuando no le tocaba, con lo que ha tenido que dimitir.

También hemos visto cómo se han aprobado unos Presupuestos Generales del Estado por parte de este Gobierno “progresista” donde la financiación del Ejército no sólo no ha descendido, cuando en modo alguno es una prioridad para la vida, sino que incluso ha aumentado. En este contexto surge un proyecto de una nueva base militar logística del Plan de Concentración de los Órganos Logísticos Centrales del Ejército (COLCE), con 351 millones de presupuesto y al que aspiran varias ciudades o pueblos, entre ellas Córdoba, Toledo, Jaén o Segovia.

Zaragoza se ha sumado como candidatura a raíz de una iniciativa propuesta por Vox en el pleno del ayuntamiento, celebrado este pasado viernes, y que fue aprobada con los apoyos de Cs, PP y PSOE. Vox argumentaba que el proyecto generaría 1.600 puestos directos de trabajo. Más militares en una ciudad que ya es la segunda con mayor presencia militar tras Madrid y en plena crisis económica y sanitaria.

Podemos y Zaragoza en Común (ZEC) se han opuesto al proyecto a nivel municipal, pero contradictoriamente lo apoya el Gobierno de Aragón, del que forma parte el propio Podemos. Así es esta “izquierda progresista” que cuando no gobierna directamente se permite algún adorno discursivo, pero cuando sí lo hace, baja la cabeza y asume la política del Régimen del 78.

Mientras tanto el gobierno aragonés privatizó servicios públicos, como la lavandería del hospital Miguel Servet, que se ha visto desbordada y ha externalizado parte del servicio a una empresa privada, en lugar de invertir en la lavandería y en empleo de calidad en el hospital.

Sin embargo, el Ejército es uno de los pilares de este Régimen del 78 y una institución que, junto a otras, como el sistema judicial o los cuerpos represivos, ha mantenido claros hilos de continuidad con la dictadura y mantiene claros vínculos con la extrema derecha.

No hace mucho tiempo que se hacían públicos los mensajes del general retirado Francisco Beca en un grupo de WhatsApp con otros mandos retirados, hablando de “fusilar” a 26 millones de personas o reivindicando la figura de Franco. Un Ejército que además cuenta con privilegios que no tiene el resto de la ciudadanía, a nivel de servicios sociales, planes de pensiones, clubes deportivos o de ocio; y que arrastra una macrocefalia histórica de mandos con respecto a la tropa. Todo esto financiado por el Ministerio de Defensa con dinero público.

Esto explica que en plena crisis social y sanitaria se pongan más militares, mientras no hay financiación suficiente para crear empleos y terminar con la precariedad en sanidad, educación, vivienda, residencias de mayores u otros servicios públicos básicos que deberían estar garantizados, como la asistencia social o las guarderías, y no lo están.

Con la colaboración claro está de Unidas Podemos y las direcciones de sindicatos como CCOO y UGT, ya sea a nivel municipal, autonómico o estatal, que también pueden llegar a justificar proyectos armamentísticos o bases militares porque “generan empleo”.

No olvidemos cómo Unidas Podemos en el Gobierno está asumiendo la agenda imperialista del PSOE y de la OTAN, reivindica constantemente la labor de los cuerpos represivos e incluso ya metió hace tiempo en sus listas a José Julio Rodríguez Fernández, general y consejero de la propia OTAN.

Frente a esto la izquierda debe cuestionar claramente al Ejército y al resto de los cuerpos represivos y pelear por su abolición, como el movimiento Black Lives Matter defiende en Estados Unidos. Es un objetivo estratégico. Nada gana la clase obrera manteniendo estos aparatos armados de los Estados capitalistas que en cualquier huelga o conflicto van a estar enfrente defendiendo los privilegios capitalistas o negando derechos democráticos, como hemos visto recientemente en Catalunya y en tantos lugares.






Temas relacionados

Centro Militar   /   Política Estado Español   /   Zaragoza   /   Militares

Comentarios

DEJAR COMENTARIO