www.izquierdadiario.es / Ver online / Para suscribirte por correo o darte de baja, haz click aquí
La Izquierda Diario
http://www.smn.gov.ar/?mod=pron&id=1 Twitter Faceboock

UNIVERSIDAD DE VERANO
Deliveroo, Telepizza, becarios... precarios en lucha en toda Europa
IzquierdaDiario.es

Mientras que los Chalecos Amarillos mostraron con fuerza la naturaleza explosiva de la precariedad en Francia, tres activistas europeos se reunieron este jueves en la Universidad de Verano de Revolution Permanente (sitio web de la red Izquierda Diario en Francia) para discutir sus experiencias de lucha como trabajadores precarios.

Link: http://www.izquierdadiario.es/Deliveroo-Telepizza-becarios-precarios-en-lucha-en-toda-Europa?id_rubrique=2653

Artículo publicado originalmente en Révolution Permanente

Mientras que los Chalecos Amarillos mostraron con fuerza la naturaleza explosiva de la precariedad en Francia, tres activistas europeos se reunieron este jueves en la Universidad de Verano de Revolution Permanente (sitio web de la red Izquierda Diario en Francia) para discutir sus experiencias de lucha como trabajadores precarios. Un apasionante debate para reflexionar estratégicamente sobre las luchas obreras y sindicales en un mundo del trabajo marcado por el aumento de la precariedad y la negativa de los dirigentes sindicales a trabajar en la organización de los más precarios.

En toda Europa se han seguido las mismas políticas durante varias décadas para hacer precario el trabajo, destruir la solidaridad de los trabajadores y dificultar cada vez más la organización colectiva. Esta observación llevó a algunos de la izquierda a teorizar, con la entrada en el período neoliberal, la apertura de un período de derrotas para el movimiento obrero, o incluso el fin del papel revolucionario de la clase obrera, demasiado debilitado por su creciente fragmentación y por la desestabilización de sus condiciones de empleo.

Sin embargo, desde la huelga de los trabajadores de la limpieza de Onet hasta la de las camareras de Hyatt en Francia y "Las Kellys" en el Estado Español, pasando por las movilizaciones de los repartidores de bicicletas en toda Europa, los subcontratistas o incluso los chalecos amarillos, muchas experiencias muestran que la precariedad está lejos de haber superado la lucha de clases.

Para poner de relieve lo que está en juego en las luchas de los trabajadores precarios, tres activistas se reunieron este jueves en la Escuela de Verano para discutir sus experiencias, las estrategias implementadas y la importancia de trabajar hacia sectores de trabajo a menudo descuidados por los sindicatos.

Deliveroo en Francia: juventud obrera en lucha

Steven trabajó durante dos años en Deliveroo, donde participó en la creación de un colectivo de trabajadores de reparto de bicicletas que luchaban por sus derechos, el CLAP. Un reto en un sector en el que todos los trabajadores de reparto están empleados por diferentes empresas, y en el que su condición de empresarios autónomos les priva de la mayoría de las conquistas del movimiento laboral.

"La precariedad del trabajo es una forma de volver a las formas de explotación comunes en el siglo XIX, cuyo ejemplo típico es el de los Canuts, los auto-empresarios de la época", comienza recordando Steven. A pesar de todas las dificultades para organizarse allí, las luchas de los trabajadores de la entrega tienen el triple interés de tener lugar en un sector que reúne a la mayoría de los trabajadores jóvenes, que es un verdadero laboratorio para las transformaciones contemporáneas del trabajo y que inicialmente se caracterizó por la ausencia de luchas que se llevaron a cabo allí. Y por una buena razón, los sindicatos como la CGT se negaron inicialmente a invertir tiempo, argumentando que los repartidores eran "pequeños empresarios".

Es en este contexto y ante el creciente endurecimiento de sus condiciones de trabajo que una docena de repartidores lanzaron el CLAP y organizaron varios días de huelga. Huelgas con métodos originales, ligados a la naturaleza de la actividad, combinando bloqueos de restaurantes centrales, bloqueos de franjas horarias a través de la aplicación y demostraciones salvajes. Una lucha que concierne a todos recuerda a Steven, porque la "uberización" es una forma de atacar todas las condiciones de trabajo y tiende a extenderse a cada vez más sectores.

Universidad de Berlín: movimiento estudiantil y trabajo precario

Yunus de Berlín relata el movimiento que movilizó a estudiantes trabajadores de tres universidades de Berlín en 2018. Aunque los salarios de estos empleados no habían aumentado en 17 años a pesar del aumento del coste de la vida, se creó un movimiento basado en comités de base en las universidades para exigir una huelga a los sindicatos. Una demanda que tuvo lugar en un contexto en el que los sindicatos habían estado reclamando durante varios años obtener un aumento para los estudiantes empleados a través de negociaciones, pero se negaron a convocar una huelga a pesar del fracaso de esta política desde 2016.

Después de una gran campaña a favor de la lucha, los activistas lograron obligar a los sindicatos a lanzar una consulta sobre el llamado a la huelga que ganaron los partidarios de la movilización. A esto le siguió un día de huelga, luego una semana de huelga y finalmente 21 días consecutivos de huelga. Esta movilización se llevó a cabo en convergencia con otros sectores precarios, en particular en los hospitales y la subcontratación, y culminó con una gran manifestación de todos los precarios.

La movilización de hasta 1200 huelguistas será finalmente detenida por los sindicatos de manera burocrática tras obtener un aumento salarial del 20%, dejando de lado una demanda central de los huelguistas: la posibilidad de que los estudiantes trabajadores obtengan un contrato de trabajo del mismo tipo que el de cualquier empleado de la Universidad.

Más allá de la lucha como tal, Yunus recordó que el desafío de las luchas precarias era también promover nuevas tradiciones de lucha, incluso en países marcados por una fuerte integración sindical. Tradiciones y movilizaciones capaces de sacudir el conservadurismo y el dique de contención impuesta por los dirigentes sindicales, especialmente en los sectores más concentrados del proletariado.

Telepizza: dos jornadas de huelga históricas para los precarios

Asier, militante de la CRT del Estado Español, concluyó la sesión refiriéndose a la histórica movilización de Telepizza, que tuvo lugar este año a lo largo de dos días. Como parte de la transición a las franquicias y de la negativa a aplicar el aumento salarial concedido por el gobierno, sindicalistas militantes, lanzaron de forma secreta una jornada de huelga para que la empresa no la esperara.

Realizado a través de una alianza entre dos sindicatos con representación en la empresa, la CGT y la UGT, este primer día de huelga fue un éxito, movilizando al 60% de los empleados de la empresa y obligando a la burocracia de la UGT a apoyar al movimiento. Sin embargo, sólo permitió un aumento de 25€, la mitad de lo que pedían los huelguistas.

Desde entonces, se organizó una segunda jornada de huelga, utilizando otros sectores precarios y arrastrando a los trabajadores de Uber y Glovo a la huelga, una convergencia favorecida por el gran número de empleados de Telepizza que tenían varios puestos de trabajo, particularmente en estas empresas. Si este segundo día movilizó al 70% de los trabajadores de la empresa, siendo uno de los éxitos de esta nueva convocatoria la convergencia con la manifestación del Orgullo LGBTI que tuvo lugar al mismo tiempo, a través de la comisión LGBTI que se había puesto en marcha desde el Comité de Huelga.

Tres experiencias y tres lecciones estratégicas

El debate finalmente reveló tres lecciones estratégicas. En primer lugar, como Asier señaló enérgicamente: "es posible organizar sectores precarios. Contra todo derrotismo, las luchas presentadas demuestran por el contrario la radicalidad de los trabajadores precarios.”

Además, una segunda lección es la necesidad de recuperar a los sindicatos, de arrebatárselos a los líderes burocráticos que la sostienen, jugando un papel en la contención de las luchas. Esta lucha contra la gestión actual de las grandes centrales sindicales implica, en particular, un frente común entre los distintos equipos sindicales.

Finalmente, la necesidad de la organización revolucionaria surgió entre la discusión. Una organización que busca activamente liderar este tipo de lucha en sectores precarios y vincularlos con otros sectores, devolverle la combatividad al sindicalismo y a la clase obrera una capacidad hegemónica para llevar las demandas de todos los sectores oprimidos. "Sin la militancia anticapitalista y revolucionaria, que busca derrocar las burocracias sindicales, una huelga como la de Telepizza nunca hubiera sido posible", recordó Asier, quien se unió a Yunus al referirse aquí al papel de los revolucionarios en la estructuración de los comités básicos de estudiantes obreros que estaban en el centro del lanzamiento de la movilización a favor de la huelga.

Finalmente, varios sindicalistas intervinieron para apoyar la dirección de las intervenciones. Trabajando en sectores concentrados (SNCF, industria) o sectores más fragmentados (subcontratación industrial), todos recordaron que la precariedad es un tema central hoy en día, mientras que los trabajadores de las grandes fábricas trabajan a menudo junto a los trabajadores temporales como en los APS, pero también en el futuro, ante una precariedad que afecta a todos los sectores del mundo laboral.

Estas reflexiones son particularmente actuales en el período posterior al movimiento de los Chalecos Amarillos, que planteó con especial urgencia la cuestión de las relaciones entre los sectores precarios y los sectores más concentrados de la clase obrera, el papel de los dirigentes sindicales y, por último, el de los revolucionarios frente a tales acontecimientos en la lucha de clases.

Traducción: Jorge Remacha

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ IzquierdaDiarioEs
@iDiarioES
info@izquierdadiario.es
www.izquierdadiario.es / Para suscribirte por correo, haz click aquí