www.izquierdadiario.es / Ver online / Para suscribirte por correo o darte de baja, haz click aquí
La Izquierda Diario
http://www.smn.gov.ar/?mod=pron&id=1 Twitter Faceboock

EL TELESCOPIO
Coto, yo te conozco
Valeria Jasper

Matar para cuidar la ganancia de Alfredo. Relato de un sistema salvaje que hay que derribar de una vez.

imagen: Caro Daglio

Link: http://www.izquierdadiario.es/Coto-yo-te-conozco?id_rubrique=2653

ODIO, MUCHO ODIO. Escribo con letra mayúscula para que los lectores sientan la rabia que me brota.

Vicente fue al supermercado. Fue a comprar algo de comida, o salió de su casa y entró a Coto, o pensó que estaba en otro lugar; quizás su demencia le hizo una mala jugada, qué se yo. No lo sabremos. ¿Acaso importa? A don Coto no le importó.

Un queso, un aceite y un chocolate fueron su certificado de defunción.
No los pagó, o se olvidó de pagar, o vaya a saber qué, a Vicente lo cagaron a patadas y murió en la vereda, sin defensa.

Seguramente sus últimos años también los vivió cagado a palos por la memoria que se le fue perdiendo y por la economía que lo fue destruyendo. A Coto le sigue sin importar Vicente y todos los demás.

Hoy los jubilados, como la gran mayoría del pueblo, se enferman, se endeudan y son hambreados por la absoluta decisión de quienes administran el país y resolvieron aniquilarlos en vida. Salvo la de Coto y un puñado más que engordan sus cajas fuertes a costa de nuestro sudor y sangre.

Vicente no pudo defenderse. No lo dejaron. Él está muerto, la mercadería fue recuperada, don Coto está feliz.
Igual que Jorge que, caminando por la calle, recibió una patada en el pecho por parte de la policía y también está muerto. Él muerto, la calle segura, su verdugo libre y la salvaje ministra feliz.

O las personas muertas por el frío, sin techo, sin calor y sin nada; o con mucho, mucho frío. Ellas muertas, las calles menos abarrotadas, alguien habrá estado feliz.

El señor Coto tenía 227 granadas, 41 proyectiles de gases, 27 armas de fuego y 2 de lanzamiento, 3.886 municiones, 14 chalecos antibala, 22 cascos tácticos sin número visible, un silenciador y 9 escudos antitumultos. todo eso en un depósito. La justicia dijo "no importa" y lo sobreseyó. Coto es más feliz.

Maldito dinero, que hace que todo sea comparable con todo. La vida de un jubilado vale un queso, un aceite y un chocolate o menos que eso.

Bello sería dejar de tener ese parámetro, sin dinero. Para que la vida de Vicente valga, que el derecho a la vida sea superior al derecho de propiedad. O que no exista "propiedad", o mulos que maten por un queso.

Yo te conozco, Alfredo.
Y cuando los quesos, los aceites y los chocolates estén en manos del pueblo trabajador, su verdadero productor pero que en este sistema se los apropia vos y tu gente, parásitos capitalistas usurpadores de la vida, millones estaremos muy felices

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ IzquierdaDiarioEs
@iDiarioES
info@izquierdadiario.es
www.izquierdadiario.es / Para suscribirte por correo, haz click aquí