www.izquierdadiario.es / Ver online / Para suscribirte por correo o darte de baja, haz click aquí
La Izquierda Diario
1ro de diciembre de 2021 Twitter Faceboock

CRISIS HUMANITARIA EN CENTROAMÉRICA
Más de 400.000 personas necesitan ayuda urgente en Centroamérica

Unas 140.000 viviendas fueron destruidas por las tormentas Eta e Iota y 330.000 personas siguen sin recibir asistencia de emergencia. Una crisis que se suma a la sanitaria de coronavirus que ha despertado protestas en Guatemala.

Link: https://www.izquierdadiario.es/Mas-de-400-000-personas-necesitan-ayuda-urgente-en-Centroamerica?id_rubrique=2653

Más de 400.000 personas en Honduras y Guatemala necesitan ayuda humanitaria urgente, dijo el miércoles el Consejo Noruego para los Refugiados, a más de un mes de que dos grandes tormentas tropicales causaran una devastación generalizada en los dos países centroamericanos.

En un comunicado de prensa que cita nuevos datos de las Naciones Unidas, el Consejo Noruego para los Refugiados (NRC) dijo que 140.000 hogares fueron destruidos por las tormentas mortales Eta e Iota y que 330.000 personas quedaron aisladas de la asistencia de emergencia como resultado de las carreteras dañadas y los sistemas de comunicación en Honduras.

“La situación es absolutamente terrible”, dijo Dominika Arseniuk, directora de país de la NRC para Centroamérica y Colombia en un comunicado de prensa. “Comunidades enteras han quedado aisladas por inundaciones y deslizamientos de tierra. Cientos de miles de personas aún no han recibido asistencia humanitaria, miles duermen en las calles y debajo de los puentes ”.

Eta e Iota mataron a más de 200 personas en Centroamérica, según informes de noticias, y causaron graves daños a la infraestructura y los hogares en países que ya luchan contra la pobreza y los efectos de la pandemia del coronavirus.

En Honduras: 3,8 millones de personas han sido afectadas por Eta e Iota, 61.000 viviendas han sido destruidas. 95.000 personas viven en refugios un mes después de las tormentas, mientras que se estima que las comunicaciones y las carreteras se han cortado a 330.000 personas. En Guatemala: 1,7 millones de personas se han visto afectadas, 79.000 hogares han sido destruidos y 309.000 viven en albergues.

Incluso antes de que azotaran las tormentas, 5,2 millones de personas necesitaban asistencia humanitaria en Honduras, El Salvador y Guatemala, según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA), debido a años de violencia crónica y extrema entre organizaciones armadas, desplazamiento poblacional, inseguridad alimentaria y crónica, y los impactos cada vez más adversos del cambio climático.

La región también se ha convertido en sinónimo de caravanas de migrantes y refugiados que partían hacia México y Estados Unidos en busqueda desesperada de seguridad humanitaria y oportunidades laborales fuera de la región. Más recientemente, los bloqueos de Covid-19 paralizaron las economías locales y los sistemas de salud sobrecargados, todo antes de que las tormentas tropicales llevaran las necesidades a niveles sin precedentes.

En San Pedro Sula, una de las ciudades más grandes de Honduras, la NRC dice que cientos de familias desplazadas se han alojado en refugios improvisados. Otros han estado durmiendo en las calles y pocos tienen acceso a mascarillas, jabón o agua limpia, lo que es fundamental para prevenir la propagación del COVID-19.

Marlon, un hombre de 32 años que huyó de los huracanes con su esposa embarazada y su hija de un año, le dijo a la NRC que su familia había perdido su casa y la mayoría de sus pertenencias en las recientes inundaciones: “Dormimos fuera de un edificio sin comida. Logramos traer algo de ropa para mi hija, pero mi esposa y yo solo teníamos lo que estábamos usando ”, dijo. “Esa primera noche, la lluvia cayó sobre nosotros y hemos estado viviendo en las calles desde entonces”.

La NRC y otras 12 organizaciones internacionales están pidiendo a las Naciones Unidas que ayuden a financiar una respuesta humanitaria coordinada a la región, lo que podría llevar a una situación comparable a la de Haití con ocupaciones militares con “rostro humanitario”.

Esta situación ha puesto más al descubierto los niveles de corrupción en Honduras y Guatemala. Recientemente se han disparado protestas para exigir la renuncia del presidente Alejandro Giammattei.

La bronca se devino en protestas de miles de personas luego de la aprobación del presupuesto de la nación para el 2021, que generaba un ajuste draconiano para la salud, educación vivienda y derechos humanos, en medio de una brutal crisis humanitaria.

La crisis en Guatemala se suma a las protestas que se desarrollan en países como Costa Rica en la región centroamericana. Todo en el marco de una situación cada vez más convulsiva en el continente donde el cambio climático, el desplazamiento de población y la pobreza extrema han empujado a miles a salir a las calles en países como Chile, Colombia, Perú, Ecuador, Argentina, entre otros.

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ IzquierdaDiarioEs
@iDiarioES
[email protected]
www.izquierdadiario.es / Para suscribirte por correo, haz click aquí