www.izquierdadiario.es / Ver online / Para suscribirte por correo o darte de baja, haz click aquí
La Izquierda Diario
24 de octubre de 2021 Twitter Faceboock

¡Tenemos sed!
Miles de personas salen a la calle en respuesta a la creciente crisis del agua en Irán
Maryam Alaniz

Durante la semana pasada, miles de iraníes de todas las etnias se manifestaron en respuesta a la crisis del agua y los cortes de electricidad. Estas protestas, junto con las masivas huelgas petroleras y de otros sectores, ponen de manifiesto el descontento de una amplia franja de la población iraní que se enfrenta a una economía castigada por las sanciones y a un régimen burgués represivo.

Link: https://www.izquierdadiario.es/Miles-de-personas-salen-a-la-calle-en-respuesta-a-la-creciente-crisis-del-agua-en-Iran?id_rubrique=2653

Desde el 16 de julio, la revuelta iniciada en la provincia iraní de Juzestán, rica en petróleo, por la grave escasez de agua y electricidad se ha extendido a al menos 17 ciudades. Los cortes de energía son los más generalizados desde la guerra de Irán con Irak en la década de 1980.

Durante la última semana, miles de manifestantes tomaron las calles del suroeste del país. Organizaron múltiples huelgas, sentadas, bloqueos de carreteras interurbanas y manifestaciones, coreando lemas antigubernamentales mientras exigen un mayor acceso al agua para beber, a sus tierras de cultivo y a su ganado.

Para sofocar las protestas, la policía iraní y los antidisturbios utilizaron gases lacrimógenos, proyectiles de metralla y munición letal. Hasta ahora, las fuerzas de seguridad han matado al menos a cuatro manifestantes de Juzestán. Todavía se desconoce el número de personas que resultaron heridas o detenidas en las manifestaciones. En muchas partes de la provincia, los manifestantes también informaron de cortes y ralentizaciones de Internet.

Los jóvenes, las mujeres y las minorías étnicas desafiantes, incluidos los árabes iraníes y los lures bakhtiari, se han enfrentado abiertamente al régimen iraní durante las protestas con lemas como "¡Muerte a la República Islámica! Tenemos sed, queremos que caiga el régimen". Estos sectores también han hecho un llamamiento a la unidad de las distintas etnias de la región: "Bakhtiari con los árabes, unidad de la alianza" y "¡No tengan miedo, no tengan miedo, estamos todos juntos!".

Más allá de las continuas interrupciones en el suministro de agua y electricidad en las zonas urbanas y rurales, en la capital Teherán, una masa de manifestantes, en su mayoría mujeres, corearon "Muerte a la República Islámica" tras una reducción del tráfico de metro decretada por el gobierno. Con la reducción de la frecuencia de llegada del metro, éste se ha visto extremadamente saturado en medio de la quinta ola de la pandemia en Irán.

Un grupo de activistas de derechos humanos, trabajadores, profesores y madres de fallecidos en las protestas se reunieron para protestar frente al Ministerio del Interior de Teherán en solidaridad con los manifestantes de Juzestán, asolada por la sequía. Fueron atacados por las fuerzas de seguridad. Varios manifestantes fueron duramente golpeados y detenidos, entre ellos la destacada activista de derechos humanos Narges Mohammadi.

En las últimas semanas, este levantamiento -junto con las heroicas luchas de los más de 100.000 trabajadores contratados y de proyectos de la industria petrolera y petroquímica, cuyos principales centros se encuentran en Juzestán- y otras destacadas huelgas en curso, como la de los combativos trabajadores de la fábrica de caña de azúcar Haft Tappeh, han llamado la atención sobre la insostenible situación social de Irán. Además de su régimen burgués reaccionario, los iraníes también soportan el peso de las sanciones de "máxima presión" infligidas por el imperialismo estadounidense. Con una tasa de inflación superior al 50 por ciento, una elevada tasa de desempleo y un aumento del coste de la vida, gran parte del país se encuentra en un estado de miseria.

A medida que la situación evoluciona, la lucha contra la privación de recursos en Juzestán junto con las luchas de otros sectores sociales, sobre todo los trabajadores del petróleo en huelga, tienen el potencial de converger. Los activistas sindicales de varios sectores ya están llamando a protestas y acciones unificadas en todo el país.

¡Juzestán tiene sed!

Irán -un país que ocupa el cuarto lugar del mundo en cuanto a escasez de agua- se enfrenta a su peor sequía en 50 años. Esta grave crisis provocó gran destrucción de cosechas y el desempleo generalizado de los iraníes de la región asolada por la sequía. Además del cambio climático, la crisis del agua que sufren hoy los iraníes es el resultado de décadas de mala gestión de los recursos por parte de un régimen burgués que prioriza el beneficio capitalista para la élite gobernante de Irán y es indiferente a los recursos agotados del país.

A pesar de haber sido en su día una región exuberante y fértil con una de las mayores lagunas de la región, el ecosistema de Juzestán se ha visto perturbado por la construcción de presas destructivas y las políticas de desvío de agua a lo largo de tres décadas. Estas políticas se derivan de las actividades de la Compañía Nacional de Petróleo de Irán y de los proyectos de construcción iniciados tras la destructiva guerra con Irak, que convirtieron el humedal mesopotámico en un páramo. En consecuencia, Juzestán se convirtió en una de las provincias más pobres y desfavorecidas de Irán.

Muchas ciudades de Juzestán carecen de agua corriente, lo que significa que las poblaciones locales dependen de la entrega de tanques de agua para tener acceso a agua limpia. Tienen que esperar horas y horas sólo para recibir unos cuantos bidones. Esto significa que los agricultores se quedan sin medios de subsistencia, las familias carecen de agua potable adecuada y bancos enteros de peces aparecen muertos en los lechos de los ríos secos. Los activistas medioambientales advirtieron durante años a los funcionarios sobre la gestión del agua y el estado del medio ambiente, pero fueron reprimidos, encarcelados y finalmente expulsados del país.

Según el Departamento de Agua y Alcantarillado de Irán, al menos 110 ciudades iraníes (muchas de ellas en la provincia de Juzestán) han sufrido cortes de agua regulares durante el verano de 2021 debido a las temperaturas extremadamente altas y a las sequías que han provocado apagones generalizados y escasez de agua. Los funcionarios del gobierno reconocen que la provincia se ha visto muy afectada, y el presidente saliente, Hassan Rouhani, ha prometido destinar fondos y camiones cisterna a la sedienta y descontenta región.

Desde la revolución, Irán ha subvencionado los productos petrolíferos, los alimentos básicos, los productos médicos y los servicios públicos (agua, electricidad y alcantarillado) para apaciguar a la población cansada de la guerra durante y después de la guerra con Irak. Los intentos de reforma de las subvenciones en función del mercado y un plan de austeridad dirigido por el entonces presidente Hashemi Rafsanjani en los años 90 provocaron manifestaciones en todo el país, obligando a su administración a archivar los recortes de las subvenciones y muchas reformas de libre mercado. Ante las sanciones y la Gran Recesión, el ex presidente populista iraní Mahmud Ahmadineyad llevó a cabo un programa de reforma de las subvenciones a la energía y el pan, subiendo los precios de estos productos; a cambio, el gobierno entregó a los hogares pobres transferencias de dinero. El endurecimiento de las sanciones impuestas durante la administración Trump y el agravamiento de la crisis estructural provocaron nuevos intentos de reforma de los subsidios, como el aumento del precio de los combustibles por parte del presidente Rouhani en un 50% en noviembre de 2019, una medida que provocó una potente rebelión antigubernamental en todo el país.

El régimen se enfrenta actualmente a una situación delicada en la que una crisis estructural profunda y no resuelta, intensificada por la pandemia, ha llevado a una reducción de las horas de trabajo de las industrias, a recortes en las exportaciones de electricidad a Irak y a una represión de la minería de bitcoin tanto para hacer frente a los cortes de energía como para evitar mayores reformas de los subsidios que podrían añadir volatilidad a una situación social ya precaria. Sin embargo, estas medidas adoptadas bajo el gobierno de Hassan Rouhani sólo pudieron contener temporalmente el enojo de la población por la escasez de electricidad y tuvieron graves consecuencias económicas para una economía que sufre las paralizantes sanciones de Estados Unidos.

El nuevo presidente de Irán, Ebrahim Raisi, ya empañado por la participación más baja de la historia en unas elecciones presidenciales, debe jurar su cargo a principios de agosto; heredará todos estos problemas interrelacionados y agudos de Irán. Es probable que apueste por el alivio de las sanciones siempre y cuando Irán, Estados Unidos y sus aliados acuerden un nuevo acuerdo nuclear; sin embargo, esto no implica necesariamente que los ayatolás descarten aplicar brutales medidas de austeridad a las clases populares.

Con Irán en los titulares, políticos republicanos de Estados Unidos como Marco Rubio y Claudia Tony, representante de Nueva York, han condenado el régimen represivo y han expresado su solidaridad con los manifestantes iraníes. Pero estos republicanos esconden sus deseos de un cambio de régimen reaccionario en interés del capital estadounidense detrás de palabras vacías. Mientras que muchos demócratas y el gobierno de Biden prefieren un enfoque más "diplomático" para asegurar los intereses norteamericanos en la región, la continuación de las sanciones de "máxima presión" de Trump, que priva a los iraníes cada vez más de lo cotidiano, subraya los intereses superpuestos de ambos partidos imperialistas en Estados Unidos. Como la historia ha demostrado una y otra vez, nada bueno sale de la intervención de Estados Unidos.

En medio del creciente descontento con un régimen represivo y las condiciones miserables y deterioradas que enfrentan las clases populares en Irán, los sectores sociales que han estado activos en las calles están ganando experiencia con cada nueva ola de lucha.

Estos sectores que están despertando tienen el potencial de ampliar el alcance y la escala de las actuales protestas en Irán, que incluyen la huelga masiva de los trabajadores del petróleo, si son capaces de coordinar y unificar las luchas que se llevan a cabo. Además, uno de los aspectos más alentadores de las huelgas y acciones de la clase trabajadora es el desarrollo de incipientes organismos de autoorganización, actualmente en forma de comités de organización de huelgas que podrían nacionalizarse y convertirse en un lugar para la toma de decisiones colectivas para los que participan en la lucha, utilizando el ejemplo de los proto-soviets que surgieron durante la Revolución iraní, los shoras.

Esta nueva oleada de protestas y organización entre los oprimidos y explotados de Irán tiene el potencial de inspirar a las masas que luchan en todo Oriente Medio más allá de las fronteras de Irán, que se enfrentan a las fuerzas explotadoras de regímenes burgueses reaccionarios similares y han sufrido el peso de las políticas mortales del imperialismo estadounidense.
Dentro del núcleo imperialista, las manifestaciones de apoyo a las protestas iraníes también están tomando forma, con protestas de solidaridad programadas esta semana en la ciudad de Dallas, Texas, por la Asociación Norteamericana de Bakhtiari y en el Parque de la Plaza de Washington en la ciudad de Nueva York, además de las recientes protestas en Londres. La izquierda en países como Estados Unidos tiene una responsabilidad especial para denunciar la criminal política estadounidense de sanciones y bloqueos que infligen el mayor nivel de daño a las masas en países como Cuba e Irán.

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ IzquierdaDiarioEs
@iDiarioES
[email protected]
www.izquierdadiario.es / Para suscribirte por correo, haz click aquí