www.izquierdadiario.es / Ver online / Para suscribirte por correo o darte de baja, haz click aquí
La Izquierda Diario
17 de octubre de 2021 Twitter Faceboock

Nueva normalidad
Una ola de conflictividad obrera recorre Estados Unidos
James Dennis Hoff

Después de un verano de relativa paz laboral, Estados Unidos ha atravesado cuatro importantes paros de trabajadores en las últimas tres semanas. Mientras tanto, decenas de miles de trabajadores están preparados para parar la producción de películas y televisión y la atención médica si no se satisfacen sus demandas. No se ha visto en años este nivel de militancia. ¿Podría ser el comienzo de algo más grande para la clase obrera estadounidense?

Link: https://www.izquierdadiario.es/Una-ola-de-conflictividad-obrera-recorre-Estados-Unidos?id_rubrique=2653

Según la mayoría de las medidas, el año 2021 ha sido poco excepcional para la lucha obrera. Aunque llegó como un león, con siete importantes paros laborales entre enero y abril, hasta el mes pasado solo se llevaron a cabo tres huelgas más desde mayo, que involucraron a solo 4.000 trabajadores en total. De hecho, hasta hace poco, 2021 estaba preparado para ser uno de los años con menos paros de trabajadores de este siglo. Sin embargo, solo en el último mes han habido cuatro paros laborales importantes, dos de ellos en los últimos días, y de varios sindicatos, incluidos más de 60,000 trabajadores del cine y la televisión, quienes se preparan para los piquetes esta semana o la siguiente. Teniendo en cuenta esta nueva ola de huelgas, 2021 podría resultar, después de todo, un punto álgido para la lucha de los trabajadores. No es un “regreso” (a los puestos de trabajo-NdR), hemos estado aquí durante años.

Si bien no hay duda de que hay varias razones para la abrupta caída de las luchas obreras a principios de este año, parece claro que los altibajos de la pandemia en curso y la economía estadounidense están teniendo una enorme influencia en la militancia en los lugares de trabajo. En enero y febrero, cuando la economía comenzó a recuperarse lentamente de las olas iniciales de la pandemia y la demanda siguió aumentando, los trabajadores se encontraron repentinamente en una posición de influencia. Aunque el desempleo era alto, también eran altas las vacantes y muchos trabajadores se negaban a regresar a lugares de trabajo peligrosos por un salario bajo. Como explican Luis Feliz León y Dan DiMaggio en Labor Notes: “La vigilancia draconiana, las horas extraordinarias masivas, la escasez de personal, con dos tipos de contratos”, y otras formas de hiperexplotación han hecho que los trabajadores estadounidenses estén menos dispuestos que nunca a aceptar tales trabajos. Al mismo tiempo, los beneficios de desempleo extendidos y mejorados permitieron a millones de trabajadores la flexibilidad de seguir buscando un trabajo mejor remunerado, lo que obligó a los empleadores a ofrecer salarios más altos, mayores beneficios e incluso firmar bonificaciones en algunas industrias, particularmente en el sector de servicios, donde las vacantes fueron los más altas.

Mientras tanto, los trabajadores organizados, que habían estado luchando y movilizándose por condiciones seguras en los lugares de trabajo desde marzo, se sentían más con más energías y organizados que nunca, y a medida que los nuevos casos de coronavirus comenzaban a disminuir, los sindicatos aprovecharon esa mayor capacidad de organización y la creciente militancia de un grupo de base, cansados de meses de excesivas horas de trabajo o falta de personal, para luchar por mejores contratos. La huelga de Hunt’s Point, la huelga de Volvo y las huelgas en las universidades de Columbia y Nueva York implicaron, en un nivel u otro, un aumento de la militancia entre la base trabajadora. En Volvo, los miembros rechazaron no una, sino dos ofertas de contrato del grupo de negociación, mientras que en Columbia, los estudiantes graduados se organizaron por fuera de la burocracia sindical en un intento exitoso de rechazar el acuerdo tentativo de la UAW con la universidad.

Sin embargo, esta aparente ola de lucha laboral renovada se detuvo repentinamente cuando la variante Delta comenzó a extenderse por todo Estados Unidos en julio, reduciendo la demanda de trabajadores en el sector de servicios en particular, y obligando a muchos sindicatos a volver a priorizar luchas en torno a reaperturas y seguridad en el lugar de trabajo. Esto fue particularmente cierto para los trabajadores de la salud y los maestros, que han sido algunos de los sindicatos más combativos incluso previo a que comenzara la pandemia. Pero ahora, a medida que el número de casos nuevos sigue cayendo, los trabajadores están menos dispuestos a conformarse con contratos de concesión, sabiendo que pueden ganar más en los piquetes. A medida que el país se recupera lentamente de este último brote, un número sin precedentes de trabajadores está votando para ir a la huelga, y la gran parte de ellos está votando por el sí.

La semana pasada por ejemplo, los trabajadores de John Deere en las plantas de fabricación en Iowa, Kansas e Illinois, evitaron por poco una huelga después de que una votación a principios de esa semana que autorizaba el paro, y llevó a una propuesta de contrato de la administración. Se espera que los trabajadores voten sobre la nueva propuesta de contrato antes del 10 de octubre, pero muchos dicen que no están contentos con lo que se ofrece y que una huelga sigue siendo una posibilidad muy real. En Oregon y California, decenas de miles de enfermeras y trabajadores de la salud de los Hospitales Kaiser Permanente también están votando para autorizar una huelga. El martes, más de 60.000 trabajadores de la industria del cine y la televisión organizados por la Alianza Internacional de Empleados de Escenarios Teatrales votaron en un 98 por ciento a favor de una huelga, a menos que se cumplan sus demandas de lugares de trabajo más seguros, mejores salarios y horarios más flexibles.

Aunque es casi imposible encontrar buenos datos sobre el número real de votos de huelga aprobados (la Oficina de Estadísticas Laborales parece pensar que no vale la pena registrar una huelga que sea menor a 1,000 trabajadores), actualmente hay muchos otros sindicatos que tienen esos votos para intentar ganar mejores contratos incluso sin huelgas. Teniendo en cuenta que la amenaza creíble de un paro es a menudo tan difícil de llevar a cabo como una huelga en sí, tales negociaciones son una parte importante del cálculo de la salud, la fuerza y la militancia del movimiento sindical.

Los eventos de las últimas semanas sugieren que ya se está produciendo un gran repunte en la lucha laboral y es probable que continúe. En septiembre, más de 2.000 carpinteros de Seattle pararon proyectos de construcción en toda la ciudad durante casi veinte días antes de cerrar un nuevo contrato. La semana pasada, 2.000 trabajadores de la salud en Buffalo se retiraron por una dotación de personal más segura y contra salarios y beneficios de dos niveles. Mientras tanto, los trabajadores de Kellogg’s detuvieron la producción de cereales para el desayuno en Estados Unidos el martes, cuando 1.400 trabajadores dejaron las fábricas después de que los propietarios amenazaran con enviar sus trabajos a México. Y el jueves por la mañana, 2.000 trabajadores de telecomunicaciones, miembros de siete locales de Communications Workers of America en California, pararon por prácticas laborales injustas. Ya son tres paros laborales importantes en octubre, y es muy posible que las enfermeras de Kaiser-Permanente y el IATSE también paren este mes.

Este número de grandes huelgas en curso no tendría precedentes en la memoria reciente y podría ser solo el catalizador necesario para volver a poner a la clase trabajadora a la ofensiva. Con el consumo de productos y servicios que sigue aumentando después del último brote, las cadenas de suministro atadas en todo el mundo y una creciente demanda de mano de obra, los trabajadores tienen una oportunidad real de forzar importantes concesiones del capital en el próximo período. Hacer eso, sin embargo, requiere no solo una confrontación con el patrón, sino con las burocracias de los principales sindicatos que han vinculado a los trabajadores organizados al Partido Demócrata y que, a pesar de los crecientes conflictos, han desempeñado un papel desmovilizador en varias de las últimas huelgas. En este sentido, organizar a las bases desde abajo hacia arriba para construir sindicatos militantes, democráticos e independientes es la mejor manera de sostener y construir sobre esta última ola de lucha obrera.

Este artículo fue publicado originalmente en Left Voice, parte de la Red Internacional La Izquierda Diario.

Traducción: Gloria Grinberg

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ IzquierdaDiarioEs
@iDiarioES
[email protected]
www.izquierdadiario.es / Para suscribirte por correo, haz click aquí