www.izquierdadiario.es / Ver online / Para suscribirte por correo o darte de baja, haz click aquí
La Izquierda Diario
17 de octubre de 2021 Twitter Faceboock

Jornada de lucha
Paro nacional en Italia: un día de lucha contra los ataques brutales bajo la doble crisis
Giacomo Turci

Este lunes 11 de octubre, se celebró en Italia un paro nacional convocado por el sindicalismo de base. Una jornada de lucha contra las políticas del gobierno de Draghi y los ataques a las condiciones de vida de la clase trabajadora bajo la doble crisis.

Link: https://www.izquierdadiario.es/Paro-nacional-en-Italia-un-dia-de-lucha-contra-los-ataques-brutales-bajo-la-doble-crisis?id_rubrique=2653

Tras varios años de grave fragmentación, el sindicalismo "de base" italiano consiguió convocar una fecha de paro nacional común para todo un día, el 11 de octubre.

La plataforma común incluía varios puntos en sus reivindicaciones, donde el más importante era el rechazo a la liberación de los despidos, decidida por el gobierno de Draghi después de que los despidos estuvieran formalmente bloqueados durante algo más de un año tras la pandemia. Obviamente, la liberación desencadenó una oleada de despidos que, al cabo de tres meses, se ha acercado a los 100.000, a los que hay que añadir muchos contratos precarios que, incluso antes de la liberación, no se renovaban, manteniendo el desempleo oficial por encima del 9%.

En este sentido, a la paralización de los despidos, los sindicatos han añadido la exigencia de un aumento de los salarios, la continuidad de los ingresos de los parados y la reducción de la jornada laboral para la igualdad salarial. La huelga también impugnó las políticas de la falsa "transición ecológica" del G20, que se reunirá en Roma el 30 de octubre.

El paro contó con manifestaciones en decenas de ciudades, con marchas especialmente concurridas en algunas grandes ciudades, como Florencia, donde la lucha de 422 trabajadores de la empresa metalúrgica GKN contra el cierre de su fábrica encabezó ayer la movilización.

En Roma, el carácter vacilante de esta unidad sindical se puso de manifiesto con una movilización del sindicato USB (el de mayor número de afiliados) que fue esencialmente paralela a la unida, dividiendo los miles de participantes que estaban en las calles.

La progresiva ruptura de la paz social que ha surgido de los periodos de cuarentena, en un país donde las muertes oficiales por Covid-19 ascendieron a más de 130.000, está sin embargo desafiando afortunadamente las políticas conservadoras y sectarias que se encuentran fácilmente incluso en el sindicalismo combativo, fuera de los grandes sindicatos burocratizados CGIL-CISL-UIL.

Estos últimos han convocado un acto nacional "antifascista y democrático" en Roma, en la plaza San Giovanni, para el próximo 16 de octubre, tras el gravísimo ataque a la sede nacional de la CGIL, que tuvo lugar la víspera de la huelga general, por parte de un sector fascista que había hegemonizado la manifestación del "no pase verde" de la ciudad, promovida sobre una mezcla de miedo a la campaña de vacunación e individualismo reaccionario. El ataque se produjo con la complacencia de la policía, que dejó que se produjera a pesar del anuncio de la expedición a la sede del sindicato realizado durante las concentraciones en la plaza.

La burocracia sindical, que busca desesperadamente un acuerdo con el Gobierno hacia un modelo de concertación más "alemán", con una participación más integrada en el consejo de administración y en la política industrial del Estado, ha recibido la solidaridad del presidente Draghi, y se niega a convocar una huelga general.

Sin embargo, los signos de un posible avance para la lucha de clases en Italia surgieron del paro del lunes, que vio la adhesión de cientos de miles de personas (los organizadores reclamaron un millón) y las acciones de piquetes, como el histórico bloqueo del almacén de Amazon en Piacenza (en una provincia estratégica, un cruce del norte), que es un hecho sin precedentes, por parte de 2.000 trabajadores de la SI Cobas, que tiene una presencia dentro del almacén.

De lo que mucha gente ya está convencida es de que esto debe ser sólo un paso, por importante que sea, hacia una ampliación de la lucha contra la política de la "Confindustria cura" (el sindicato de los grandes industriales), que conduzca a una huelga general con millones de participantes, incluidos los grandes sindicatos y muchos no sindicalizados. Junto con otros sectores combativos, como FIR-Voce delle Lotte estamos luchando por este objetivo, empezando por la puesta en marcha de coordinaciones entre los trabajadores en lucha que se enfrentan a despidos masivos y deslocalizaciones.

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ IzquierdaDiarioEs
@iDiarioES
[email protected]
www.izquierdadiario.es / Para suscribirte por correo, haz click aquí